Una de las palabras que se pusieron de moda antes y después de las elecciones del 1 de julio en México fue la de “incertidumbre”, la cual involucró temas como consumo e inversión y ha generado un panorama bastante amplio sobre cómo toman decisiones los mexicanos. 

Cuando planeas estrategias de marketing debes realizar un estudio de mercado que te ayude a definir el perfil del público al cual te vas a dirigir.

Una herramienta útil para aclarar el panorama de a quién enfocarte y qué medios usar, son los estudios y reportes estadísticos que definen el perfil del consumidor mexicano.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), sabemos que el consumidor mexicano promedio es una persona de entre 25 a 69 años de edad, de clase media, que vive en un centro urbano, en un hogar habitado por entre tres y cuatro personas, con auto, línea telefónica, televisor, teléfono móvil, computadora y que destina una cuarta parte de sus ingresos a alimentos y bebidas no alcohólicas.

La necesidad de consumo de cada generación va cambiando con el tiempo. Sin duda, el comportamiento de los consumidores de hoy no es el mismo que el de los de hace 20 años, pues ahora encuentran una mayor variedad de productos de todo tipo.

El efecto político

Al contrario de lo que se tenía antes de las elecciones, los consumidores mexicanos muestran un gran optimismo en octubre, según el INEGI.

En octubre, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) —elaborado de manera conjunta por el Inegi y el Banco de México (Banxico)— registró un incremento anual de 16.5 por ciento con cifras desestacionalizadas, ello al ubicarse en 101.4 puntos. En el mismo mes, del año previo, el índice registró 87.1 puntos.

Desde julio, cuando se llevó a cabo el proceso electoral y se dio a conocer la victoria de Andrés Manuel López Obrador, el ICC se ha colocado por encima de los 100 puntos.

Además, ha registrado variaciones anuales de dos dígitos: en julio, registró un incremento de 18 por ciento, mientras que en agosto y septiembre también avanzó, pero de forma más moderada, con aumentos de 16.9 por ciento y 13.7 por ciento, respectivamente.