Cómo ha afectado el coronavirus a la industria del cine. Efectos y afectos del coronavirus al cine

Los efectos del coronavirus apenas y comienzan a vislumbrarse para el séptimo arte. Así las cosas, los afectos por el contenido tendrán que diversificarse.

En tiempos de coronavirus donde la gran sugerencia es evitar espacios abiertos y eventos con grandes cantidades de gente, las opciones de esparcimiento tendrán que redirigirse a aquello que puede hacerse en casa: televisión, plataformas, lectura, música y demás pasatiempos que puedan hacerse sin salir y de manera casi individual. La cuestión está en que de por sí el contenido es ya uno de los servicios de mayor demanda; será difícil, por no decir casi imposible, que ciertos tipos de contenidos puedan realizarse, haciendo, como en otras industrias, una bola de nieve de dimensiones que aún no podemos visualizar. Y esto afecta no sólo lo que está o estaría por verse, sino a aquello que vendrá o vendría. Algunos productos están muriendo aún antes de nacer.

Por ejemplo, en China, uno de los tres principales mercados para la industria del cine, los cines tienen semanas cerrados. Con ello, estrenos como “Unidos” o “El hombre invisible” han visto sus ingresos afectarse y aunque quizás para ellos el impacto no termine por ser tan definitivo, será distinto para casos como “El llamado salvaje” o “Bloodshot”, que dependen más del mercado internacional para conseguir un buen balance. En otros países, entre ellos Italia, han cerrado también sus salas de cine. En EE.UU. se espera una medida similar o, al menos ciertas preventivas. Adam Aron, CEO the la cadena AMC, ha declarado que limitarán el número de asistentes por sala, dejando lugares entre uno y otro, además de desinfectar las salas entre funciones. Ahora, la duda persiste, ¿la gente irá al cine cuando puede tener acceso a contenidos, nuevos o clásicos en casa? ¿Lo hará cuando parte de la experiencia del cine es social? Es decir, ir con amigos, en familia, pareja o plan de cita. Más aún, ¿asistirán cuando estrenos clave han atrasado su estreno?

“No time to Die”, “Peter Rabbit 2”, “Un lugar en silencio II”, “Rápido y furioso 9”, “Mulán”, “Los nuevos mutantes”, entre otras han movido ya su fecha de estreno. Sin ellas, ¿cuál será la oferta? ¿Será lo suficientemente atractiva para ameritar ir a la sala y pagar un boleto? ¿Se verán beneficiados esos estrenos? Por otra parte, con esas películas cambiando sus fechas de estreno, cómo modificará eso la fecha estreno de las películas con las que ahora convivirán. Muchas de ellas, se moverán también. Por ende, aquello que veríamos en esta primera parte del año, seguramente se moverá a la segunda y lo que estaba previsto para entonces hasta el próximo año. Después de todo, ¿quién querrá competir con estrenos del tamaño de “Mulán” o “Rápido y furioso 9”? 

El impacto del coronavirus no termina ahí. Disney ha parado la producción de todas sus cintas de live action: “La sirenita”, “Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos”, “Nightmare Alley”, “The Last Duel”, así como otros productos dirigidos a Disney + (el reboot de “Querida encogí a los niños”, “Peter Pan y Wendy” y “Shrunk”. La medida se anunció como temporal y preventiva, pero con ello, como la producción cinematográfica también es en cadena, otros filmes irán retrasando también su producción. Si otros estudios siguen la medida, el panorama fílmico que se vislumbraba para 2020 no sólo será distinto en términos de oferta sino también en términos de recaudación, además de que afectará severamente a quienes se desempeñan en la industria pues la gran parte van de un trabajo a otro y no tienen un ingreso fijo.

Los efectos del coronavirus apenas y comienzan a vislumbrarse para el séptimo arte. Así las cosas, los afectos por el contenido tendrán que diversificarse, repetirse y explorarse de otras maneras. Mientras tanto, es otra oportunidad para ver nuevos contenidos y expandir horizontes… de viajar y romper fronteras sin salir de casa.