¿Cómo diseñar una vida que funciona?

Trabajo, Viajes, Dinero, Familia, Dormir, Diversión. ¿Cuánto es Suficiente?
En la economía digital estas son de las preguntas más importantes que te puedes hacer.
¿Gano lo suficiente por el esfuerzo que hago en mi trabajo? ¿Dedico el tiempo que quiero a mi familia?

¿Busco la gloria pública? ¿Cuánto tiempo al día uso para reflexionar? ¿Reflexiono acaso?
De alguna forma todos deberíamos revisar las opciones que tenemos.

En 1999, hace nada más 15 años, en el mundo del trabajo, en la meca de la economía digital, el punto más importante a decir de la revista Fast Company no era el hecho de que las iniciativas de empresas para hacerlas públicas estaba (está) haciendo multimillonarios a varias centenas de emprendedores digitales.

No era la guerra de talento y caza cabezas que se da para atraer a tu equipo a los más creativos y desarrollar tus proyectos, No era la desesperada carrera por generar eficiencias y desarrollar nuevos mercados, o el que aquellos valientes que se consideran a sí mismos una marca parecieran que empezaban a obtener una espiral de recompensas y les generaba una nueva forma de trabajo independiente y les quita los grilletes de salarios, burocracia y servilismo corporativo.

La pregunta que no dejaba dormir en ese momento era: ¿Cuánto es suficiente? Es difícil encontrar un término adecuado para definir satisfacción.
Fast Company hizo una entrevista a casi 1,100 profesionales de la economía digital de aquel entonces. Curiosamente las más grandes disparidades ocurrieron entre los géneros: hombres y mujeres, estas últimas reportaron más presión para lidiar con el estrés del trabajo y de la vida. Y por supuesto, tendieron a ser más realistas acerca de los compromisos que se tienen que hacer.

Algunas de las preguntas:
En general ¿estás logrando tener un balance entre tu vida personal y laboral?
Si 60%
No 33%
No Sabe 7%
Si el dinero no fuera un tema tu:
¿Trabajarías menos o con horarios más flexibles que hoy en día? 63%
¿Trabajarías el mismo número de horas? 18%
¿Renunciarías al trabajo? 14%
No estás seguro. 4%

¿Qué tan importante es para ti cada uno de los siguientes temas de manera que puedas alcanzar un balance en tu vida?
(Los porcentajes reflejan cuantos de los que contestaron dijeron muy importante o con algo de importancia.)
Hacer de mi vida personal una prioridad 91%
Ganar más dinero 86%
Focalizar mis esfuerzos en forma alterna entre mi trabajo y cuestiones personales 83%
Utilizar Internet y otras tecnologías 83%
Aprender a vivir con menos dinero (guau) 63%
No obsesionarme con incrementos de sueldo o promociones laborales 62%
Conseguir más ayuda en casa 58%
Soporte para cuidar a los niños que sea confiable 52%
Dejar ir proyectos que sean muy demandantes 52%
Trabajar medio tiempo 46%

Dejar de pensar que soy una súper estrella en el trabajo 41%
Aunque suenan muy modernas estas preguntas ya en el siglo antepasado Sigmund Freud escribió que “Es imposible escapar de la impresión de que la gente usa comúnmente estándares falsos de métricas. Que buscan poder, éxito y riqueza para sí mismos y admiran a otros y que subestiman lo que es verdaderamente importante en la vida”.

Todos estos elementos te pueden ayudar en esta reflexión necesaria y sugerida.
Para diseñar una vida que funciona, se dice fácil, hay que tener claridad y tranquilidad que nos lleva a optimizar nuestro funcionamiento orgánico , mental y espiritual.

En el momento que aprendemos a percibir las cosas en forma clara y quitando la paja, le encontramos un verdadero significado a la vida, diferente para todos, pero que no tiene que ser vacío, insulso o egoísta (centrado en uno mismo). Una de las herramientas más eficaces descubierta hace miles de años y que ahora empiezan a resurgir a nivel masivo es aprender a dejar la mente quieta, esta habilidad integrada con otras como el comer sano, ejercitar cuerpo y mente, dormir y amar logran el descubrirse y conectarse con uno mismo y esto te lleva a desprenderte y compartir más, a sentir más placer al dar que al recibir. ¿Quién iba a decir que para poder abrir los ojos, a veces, hay que cerrarlos?