Cómo crear un ecosistema de productos en el que los consumidores quieran estar

Cómo crear un ecosistema de productos en el que los consumidores quieran estar
  • Tener un ecosistema de productos permite hacer un uso más efectivo de los recursos tecnológicos.

  • La posibilidad de que un ecosistema sobreviva incrementa gracias al número de “organismos” que están conectados al mismo.

  • Lee:Apple demuestra que domina en ecosistema de marca.

Cuando se piensa en un ecosistema de productos, o de marca, seguramente el primer referente que se tiene es el caso de Apple, a través de los distintos dispositivos que ha lanzado en los últimos años, como el Apple Watch, los AriPods y los smartphones, ha creado un gran ejemplo de cómo se puede desarrollar uno. Los pasos que sigue la firma a cargo de Tim Cook son unos que puede que muchas más compañías comiencen a seguir en los próximos años, y es que al trabajar en torno a un ecosistema existen beneficios interesantes que las marcas y empresas pueden obtener, por ejemplo, la firma TallyFox señala que facilitan la colaboración, permiten aprovechar la innovación, permiten hacer uso efectivo de los recursos tecnológicos y permiten acelerar el aprendizaje. Pero, ¿recuerdas exactamente qué es un ecosistema de productos?

¿Qué es un ecosistema de productos?

De acuerdo con información referida desde Medium, un ecosistema de productos gira en torno a la idea de que se trata de crear interconexión a través de los productos o servicios que se ofrecen al consumidor. Los elementos de un ecosistema están interconectados de forma vital para su crecimiento. Cada parte del ecosistema mejora sus posibilidades de sobrevivir a través de su conexión con el ecosistema. A la par de ello, la posibilidad de que el ecosistema sobreviva incrementa gracias al número de “organismos” que están conectados al mismo.

Un ecosistema de productos se trata de habilitar a las compañías para que ofrezcan el valor de su producto central a través de la integración con otros. De forma más precisa se busca permitir que otros productos utilicen la interfaz del producto central como un medio para proporcionar su valor ya creado y  constantemente mejora.

¿Cómo se puede desarrollar un ecosistema de productos?

Si tienes interés de lograr algo similar a lo que ha hecho Apple con su ecosistema de productos o de marca, a continuación destacamos algunas recomendaciones clave que debes seguir, sin importar en que sector o industria se encuentre tu marca o empresa, esto según lo comparte HubSpot:

  • Escucha a tus consumidores

Como punto de partida, para que el ecosistema de productos sea benéfico para los compradores, es necesario asegurarse de que los productos o servicios resuelvan efectivamente los problemas o retos que enfrenta el público objetivo. Para que ello ocurra no hay nada mejor que darse a la tarea de escuchar a los consumidores. Además, se debe cuestionar que es lo que consideran que hace falta dentro de los productos o servicios actuales de la compañías, también se debe preguntar aacerca del trabajo que realizan a diario para poder determinar las mejores formas de cumplir o superar sus necesidades con el soporte del ecosistema de productos.

Para desarrollar un mejor entendimiento de los consumidores a través de la escucha, existen diversas formas de trabajar, algunas de las más efectivas para asegurar que se creará un ecosistema de valor son: crear Buyer Personas, generar focus groups, compartir encuestas de retroalimentación y dar un vistazo a los ecosistemas de la competencia.

Con ello se estará un paso más cerca de comenzar a desarrollar productos que realmente aporten a lo que se busca crear.

  • Simplifica las conexiones dentro del ecosistema de productos

De acuerdo con la fuente parte de las razones para que los compradores quieran estar en un ecosistema de productos es la facilidad que aporta el usar los productos de una sola compañía para las distintas tareas relacionadas. Retomando el caso de Apple es clara la ventaja y compatibilidad que existe entre sus distintos dispositivos (a diferencia de lo que ocurre con los equipos de la competencia) y la forma en que se complementan entre si para brindar una mejor experiencia a los usuarios. En este y en todos los casos de ecosistemas de productos efectivos destaca la facilidad o simplicidad de las conexiones e integraciones.

Al desarrollarlas y gestionarlas  de esta forma, el ecosistema de productos se vuelve más valioso para el consumidor. Esto ayuda a mejorar la lealtad hacia la marca, puesto que los consumidores serán menos propensos a verse frustrados, llegando al punto de comenzar a pasar tiempo identificando otros ecosistemas de productos de otras marcas competidoras que les resulten más simples y eficientes.

No dejes que la simpleza de otros ecosistemas arruine el potencial que puede tener el de tu marca.

  • Actualiza constantemente y mejora el ecosistema de productos

Para no perder esa relevancia con el ecosistema de productos de una marca, tal como lo menciona el punto, hay que trabajar de forma continua y consistente para mejorar este ecosistema.

Para desarrollar mejor esta recomendación, tal como se mencionó en el primer punto, el paso a seguir es preguntar, escuchar y seguir la retroalimentación de los consumidores. Al ejecutar estas acciones de forma continua es posible que el ecosistema evolucione y se expanda, no solo mientras hace sus planes iniciales para construirlo.

Trabajando de esta forma es posible crear productos dentro del ecosistema que efectivamente resuelvan las distintas necesidades de los consumidores. Esto también ayudara a actualizar y mejorar partes individuales del ecosistema conforme sea necesario, de forma tal que nuevamente los consumidores logren ver el valor que representa formar parte de este concepto.

  • Haz que unirse al ecosistema se valioso para los consumidores

Finalmente, retomando el concepto de valor, es importante hacer que el unirse al ecosistema sea algo valioso para los consumidores. Tal como lo señala la fuente, al trabajar a través de los pasos anteriores es posible librarse de todo problema o reto para llegar hasta este punto final. Sin embargo, es importante reiterar la necesidad de que el ecosistema sea de valor para que los consumidores se unan.

Los ecosistemas que fallan son generalmente aquellos en los que se incluyen productos con funciones y características que no son cohesivas o más potentes cuando se agrupan con otras. Así es como funcionan los ecosistemas, a través de la colaboración entre las distintas piezas, si tu ecosistema no logra esto entonces realmente no está aportando valor

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.