Cómo añadir valor a un pitch de prensa

Cada día es más complicado para las agencias de relaciones públicas y/o los departamentos de comunicación atraer la atención de los medios para obtener publicaciones. Y son muchos los argumentos.

Por parte de los emisores podemos considerar la saturación de información, malas prácticas, contenidos insubstanciales, falta de creatividad, falta de atención e incapacidad para despertar interés. Mientras que por parte de los medios está la reducción de espacios, el desdén por información en serie, la reducción de personal, los prejuicios hacia los contenidos por ser avasallantes, mal escritos y mercantiles, así como las presiones de los departamentos comerciales.

Pero bien es cierto que ni todos los emisores son así, ni tampoco todos los receptores en los medios lo son. Estamos en un momento crucial en que la información de valor puede convertirse en un buen aliado de aquellos medios que han recortado sus redacciones. Es un aliciente para que ambas partes busquen la manera de complementarse, terminar con vicios y rutinas, y entrar en una dinámica donde ambas partes resulten favorecidas.

Existe un gran debate sobre si el boletín de prensa es un recurso en extinción. Su viejo formato y la deformación que se hizo de este, lo han convertido en una molestia, más que en una alternativa de información. El reto es hacer del boletín de prensa un recurso renovable.

Difícilmente un boletín enviado de manera genérica y por correo electrónico va a trascender, al menos de que sea una noticia relevante. Hoy, hay que hacer trajes a la medida y valorar cuando un pitch debe de sustituir al boletín de prensa.

Integrar un buen pitch, demanda hacer la tarea, que consiste en encontrar al editor adecuado en el medio apropiado. Después hay que lograr captar su atención y tener sumo cuidado de no desperdiciarla, por lo que es recomendable ser breve, claro, simple y directo.

Un pitch generalmente inicia a través de un correo electrónico, entonces ¿cómo salvar la primera aduana? Escribir una atractiva línea intrigante sobre el asunto del correo puede ser la clave. No se debe de contar toda la historia, hay que tratar de despertar la curiosidad del reportero y reitero, ser conciso y directo.

Conecte. Cordialidad y personalización en el tono puede eliminar las barreras y le muestra a un reportero que está atento a su trabajo. Mencionar alguna publicación pasadas, aspectos de su trayectoria o mencionar un post que hayan compartido recientemente, contribuyen a conseguir la conexión.

Pero, ¿cómo lograr construir un contenido renovado? La respuesta puede ser el video. Muy pocos se toman el tiempo para crear un video e integrarlo a su presentación. Esto ofrece la oportunidad de contar la historia de una forma más atractiva y efectiva. Además, hace que la empresa o la marca sea más memorable y aumenta la posibilidad de que un próximo correo vuelva a pasar los filtros del editor.

El video es una oportunidad para contar una historia, replantear una presentación y acercarse con su contacto de medios de manera convincente. Hay que agregar que elimina la necesidad de adjuntar archivos, al tiempo le da vida a un formato obsoleto.

Las ventajas para el reportero son que le ofrece la opción de omitir el texto y ver un video en su lugar;
proporciona una versión visual de su pitch con recursos adicionales como fotos, video y texto; llama a la acción y alienta al reportero a seguir leyendo y, se le puede incorporar música para añadirle emoción a la historia.

Compartir
Artículo anterior4 hábitos diferentes para ser más feliz y productivo
Artículo siguiente¡Conocer a tu audiencia es la clave!
Licenciado en comunicación con especialidad en publicidad y relaciones públicas por la Universidad Panamericana Máster en comunicación digital por Vertice Business School/Universidad del Rey Juan Carlos Fundador y Presidente de AB Estudio de Comunciación, agencia de comunicación y relaciones con 55 años de trayectoria. Fue vicepresidente y director del diario unomásuno. Ha impartido la materia de relaciones públicas en las Universidad Anáhuac y en la Universidad Panamericana.