• El mercado global de la salud tenía un valor aproximado de 4.72 billones de dólares para 2017

  • A finales de 2018, Coca-Cola registraba ingresos netos por 31 mil 856 millones de dólares a escala internacional

  • Las bebidas Clásica, de Dieta y Dr. Pepper son las más populares de la marca

De acuerdo con El Economista, Coca-Cola Femsa incrementó sus ingresos en dos por ciento solo en el último trimestre de 2018. Y desde junio de ese año, la compañía es considerada una de las compañías con mayor reputación en toda la región latino e hispanoamericana. Una buena parte de este crecimiento viene de la posición que tiene la compañía en México. Junto con Brasil, el país es considerado el motor de desarrollo de la marca.

El compromiso de Coca-Cola con el mercado nacional puede observarse a través de su nuevo lanzamiento. Mediante un comunicado, la marca anunció su nueva bebida Isolite. Se trata de un rehidratador diseñado y producido exclusivamente en el país. Esta nueva oferta se unirá al portafolio de la refresquera en mayo. Además, también se convertirá en el producto oficial de la Cruz Roja Mexicana y todos sus rescatistas.

La compañía reafirma que Isolite fue desarrollado por el Centro de Innovación y Desarrollo de Coca-Cola (CDICC). Carmen Méndez, directora de Hidratación y Energía, apuntó que el lanzamiento es muy importante para su organización. “Estamos abiertos para innovar día a día y ofrecer nuevas opciones a la gente”. La bebida sería ideal en altas temperaturas, trabajos extenuantes, para evitar la cruda y recuperarse de largos periodos frente al aire acondicionado.

Salud, un nuevo mercado para Coca-Cola

En los últimos meses, la refresquera ha redoblado esfuerzos por multiplicar su catálogo de ofertas. A finales de abril, Coca-Cola anunció que estaba preparándose para lanzar un café listo para beber en el futuro próximo. Y durante la segunda mitad de marzo, la compañía multinacional también anunció tres nuevas marcas de agua mineral. Eso sin contar que en febrero, por primera vez en años, lanzó un nuevo sabor para su producto más icónico.

Sin embargo, parecería que su apuesta más grande está dentro del mercado de la salud y el bienestar. Su bebida rehidratante mexicana es solo la muestra más reciente de este interés. En septiembre pasado, Coca-Cola expresó públicamente que estaba considerando seriamente el uso de la cannabis en sus bebidas. Mencionó que estaba planteándose el utilizar cannabidiol (CBD) para algunos de sus productos. Hasta el momento, no hay planes concretos.

Curiosamente, Coca-Cola no es la única que está saliéndose de su mercado regular para incursionar al sector salud. Apple, con la salida de su Watch Series 4, también demostró que las nuevas propuestas y productos médicos podrían permitir a varias compañías entrar a un mercado muy rentable. De hecho, en estimaciones del Global Wellness Institute, las categorías de bienestar y cuidado personal representan, juntas, 1.6 billones de dólares a escala global.

Resulta relevante recordar que el CBD es el ingrediente no-psicoactivo de la marihuana. Al contrario del tetrahidrocanabinol (THC), este compuesto además es un potente agente para reducir el dolor y generar una sensación de relajación. Si bien sus efectos a largo plazo no se conocen a la perfección, se ha colocado en varios países como un tratamiento alternativo con certificación médica. Y el rehidratador Isolite reafirma el enfoque de Coca-Cola en salud.