Tres maneras de clasificar a la competencia y tener éxito en el intento

competencia__
Imagen: Bigstock

¿Cómo triunfar ante el auge de ala competencia? Esta es una pregunta que muchas empresas y estrategas por igual se han planteado, debido a que es posible que tengan el mismo tipo de acciones, pero con resultados completamente diferentes.

Lo cierto es que se debe considerar una forma nueva de ejecutar diferentes acciones, como el hecho de tener a la investigación como una de las etapas más importantes al momento de hacer una estrategia de mercadotecnia de forma total. Cuando se llega a la comprensión total, el panorama puede ser completamente diferente.

Realmente se tiene que saber cómo actúa la competencia si es que se quiere tener éxito. En mayor medida, el hecho de juntar y empezar a desarrollar diferentes acciones al momento más oportuno requiere conocimiento específico y estratégico.

Saber cómo es que obtienen resultados 

Poder identificar lagunas comerciales, transformar conceptos y cambiar las reglas del juego son algunos de los elementos a considerar cuando se piensa en la eficacia para convertirse en una marca que se distinga. Ser disruptivo también se refiere a la capacidad de dar a conocer cual estrategia o acción puede tener la capacidad de mantenerse a la vanguardia en su respectivo sector y formar parte de la agenda del consumidor.

El conocimiento de lo que sucede en el panorama completo puede ser motivo de auge en diferentes disciplinas.  Aunque no solo significa hacer las cosas de una manera diferente; para obtener resultados también se relaciona el conocimiento y las estrategias, ya que ambas buscan conocer de manera general el panorama de una industria y con base en eso forjar una ventaja (área de oportunidad) sobre la competencia. Es decir, identificar una nueva rama que lo pueda guiar por el camino al éxito.

Al mismo, tiempo se necesita de una visión específica. Para que los disruptores identifiquen las necesidades de un mercado en constante cambio y luego puedan satisfacerlas de manera más efectiva requiere de una perspectiva de atención y ofrecer un mejor enfoque. Así, es normal que un sector tradicional se sacuda por al menos un nuevo elemento disruptor.

Desde servicios financieros hasta la atención sanitaria, las nuevas tecnologías inspiran soluciones ingeniosas a problemas antiguos y atraen a los empresarios que buscan experimentar en la industria y trabajar desde diferentes perspectivas. De acuerdo con cifras de TheCompany, las marcas gastan hasta el 80 por ciento de su presupuesto buscando reafirmar su lugar como marca.

Modelo de irrupción

El hecho de estar en una comunida interconectada es una de las razones clave por las cuales la interrupción puede llevar tiempo, pero no es motivo para dejar los esfuerzos de lado. Por su parte, de acuerdo con HRManagement, para tener éxito por medio del implemento de estrategias sencillas, solo se tiene que ajustar el enfoque concentrándose en algunas áreas clave.

La competencia se ha diversificado en el mercado actual y una de las claves para triunfar es tener conocimiento de las nuevas reglas de interacción entre consumidores y empresas. Al respecto, si bien es cierto que lo digital está teniendo mayor relevancia en el consumidor actual. Rastrear todos los movimientos de tus competidores y pasar tiempo decidiendo cómo reaccionar (y superar) a sus movimientos podría ser vital.

Hoy en día, la personalización es una de las ‘pruebas de fuego’ que las empresas deben superar; descuidar las necesidades de sus clientes o incluso de sus empleados es un motivo para perder la atención y generar una reacción contraria. Ser competitivo ayuda, pero si la preocupación principal es derribar a la competencia, hay que seguir una táctica definida con anterioridad, donde ya se conozca el mercado.

Mientras se trata de reaccionar a las últimas estrategias, se pueden perder oportunidades de oro para entrar en nuevos mercados. Trabajar en listas y ganar potenciales clientes ayudar a empezar a generar mayores opciones, por medio de las tendencias de los usuarios: se puede innovar por medio de tácticas centradas en el cliente, llegar a ser más rentable y mejor que la competencia es una realidad.

Pasos a seguir

Identificar lagunas comerciales, transformar conceptos y cambiar las reglas del juego son algunos elementos eficaces para convertirse en una marca disruptiva, que destaque por encima de la competencia. Sin embargo, la clasificación de la competencia también es algo que debe hacerse.

Tres maneras de clasificar a la competencia: 

  • Competencia primaria

Estos son los competidores más obvios. Están dirigidos a la misma audiencia que la firma en la que se está desarrollando la estrategia, o que tienen un producto/servicio similar.

  • Competencia secundaria

Se trata de competidores que no están en competencia directa, ya sea por la audiencia a la que se dirigen o por el producto que ofrecen. De hecho, estas empresas ofrecen un producto similar, de gama alta o baja, o son potencialmente empresas que ofrecen un producto similar, pero a una audiencia diferente.

Competencia terciaria

Los competidores terciarios no son parte de la competencia directa, pero son negocios que aún pueden asumir participación de mercado o convertirse en un problema cuando se busca llegar a otra gama de productos en el futuro.

Cada competidor tendrá diferentes ventajas y desventajas, y es importante que se comprenda al 100 por ciento su desempeño de manera multidimensional.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.