Salario mínimo y precio de la canasta alimenticia recomendable 2012-2017

Gráfica del Día: Salario mínimo y precio de la canasta alimenticia recomendable
Diseño: Merca2.0
  • El aumento al precio de la Canasta Alimenticia Recomendable impacta en los niveles de consumo de las familias mexicanas.

  • El costo de la Canasta Alimenticia Recomendable tiene un incremento anual del 7.53 por ciento, la cual incluye artículos y productos para la despensa y otros servicios básicos.

  • Lee: Salario mínimo en México, ¿cuánto ganan los trabajadores? 

En México, legalmente es obligatorio que los empleados y trabajadores reciban un salario mínimo necesario por su trabajo. Esta ley se encuentra dentro de la Constitución Política, plasmado en el Artículo 123, que a la letra dice: (…) Los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos. (…).

Para cubrir las necesidades básicas en orden material: vivienda, alimentación, vestido, calzado, educación, salud, y recreación cultural; se requiere que los precios de los productos básicos que deberían consumir los trabajadores no impacten en sus niveles de consumo.

Dicha situación tiene que ver con la falta, abandono de la regulación y control real de precios como política pública. De la misma forma, el sector retail tiene el reto de ajustarse para evitar afectar aún más el bolsillo de los consumidores, por lo que el consumo en México se ha visto afectado.

Sobre todo al momento de adquirir los alimentos básicos, ya que se promedia que hay un gasto superior a los 100 pesos en comparación con hace dos años. Según cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Conval), en junio de 2016, la canasta básica de alimentos—por persona—costaba mil 322.61 pesos al mes, y en junio de 2017 alcanzó los mil 422.25 pesos.

Este aumento equivale a un 7.53 por ciento de forma anual, con artículos entre los cuales se encuentran productos para la despensa y servicios básicos. Por lo tanto, el aumento de la canasta básica de alimentos supera en más de un punto porcentual la tasa nacional de inflación que actualmente está en 6.31 por ciento, según datos del Banco de México (Banxico).

Evolución del precio de la Canasta Alimenticia Recomendable

Ubicar al salario real que tienen los trabajadores funciona como un indicador que permite explicar el tamaño del efecto o daño que causa el aumento de precios sobre el consumo familiar.

Según cifras del Centro de Análisis Multidisciplinario CAM-UNAM, el nivel de desigualdad salarial y el aumento al precio de la Canasta Alimenticia Recomendable que se ha generado desde 1986 se ha traducido en un deterioro en los hábitos de consumo alimenticios y de la salud de los mexicanos.

Hace 10 años, el salario nominal general de un empleado se ubicaba en 48,6 pesos por 80.9 pesos que tenía como precio la Canasta Alimenticia Recomendable. Según el mismo reporte, este año se precisó en un precio de 264.84 pesos, frente a los 88.36 que tenía el salario mínimo del empleado.

Esto significa una reducción del poder adquisitivo del salario, lo cual se traduce en que las familias mexicanas están modificando la frecuencia y la calidad con la que consumen ciertos productos. De hecho, durante el último sexenio, a partir del 2013, se estimó una caída del poder adquisitivo del salario mínimo en 11.46 por ciento, aumentando el tiempo que se debe trabajar para poder adquirir una CAR.

Desde el 1 de enero del 2013 se requerían 21 horas con 13 minutos de trabajo para obtener los recursos económicos suficientes; y para el 26 de octubre del 2018 alcanzó las 23 horas con 58 minutos. La situación anterior, considerando que hace 32 años se necesitaban poco más de cuatro horas, supone un incremento de tiempo de poco más del 500 por ciento.

Actualmente, en esta condición se encuentran 36 millones 992 trabajadores que tienen un salario con el que difícilmente podrán comprar una CAR (personas que se encuentran en el nivel de ingreso de entre 1 salario mínimo y hasta 3 salarios mínimos, cifra para el tercer trimestre del 2018). Dicha cifra representa el 68.47 por ciento de la población ocupada para el tercer trimestre del 2018.