Canadá protesta por arancel que Estados Unidos le impuso a Bombardier

A petición de Boeing, el Departamento de Comercio decidió imponer un arancel antidumping del 79.82 por ciento contra el modelo C Series de Bombardier.

Bombardier
Foto: Bombardier

El gobierno de Canadá expresó este lunes su “profunda decepción” por la decisión del Departamento de Comercio de Estados Unidos de imponer aranceles antidumping a los aviones C Series fabricados por Bombardier.

A petición del fabricante aeronáutico estadounidense Boeing, el Departamento de Comercio decidió imponer un arancel antidumping del 79.82 por ciento contra el modelo C Series, un avión que puede transportar entre 108 y 160 pasajeros.

Bombardier, uno de los mayores fabricantes de material ferroviario y aeronáutico del mundo, también señaló su desacuerdo con la medida y afirmó que es una “escandalosa extensión y aplicación errónea de las leyes comerciales estadounidenses en un intento de bloquear la entrada de la C Series en Estados Unidos”.

En un comunicado, la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, afirmó que “estamos profundamente decepcionados y completamente en desacuerdo con la decisión preliminar del Departamento de Comercio en la investigación antidumping sobre exportaciones de grandes aviones de Canadá”.

Freeland añadió que “Boeing está manipulando el sistema de recursos comerciales de Estados Unidos al prevenir que el nuevo avión de Bombardier, la C Series, llegue a Estados Unidos, a pesar de que Boeing admite que no compite” con el avión canadiense.

El 26 de septiembre, Estados Unidos ya impuso un arancel punitivo del 220 por ciento en la C Series también a petición de Boeing.

Los nuevos aranceles ponen en peligro la compra por parte de la compañía aérea estadounidense Delta de 125 aviones de la C Series anunciado el año pasado.

Boeing acusa a Bombardier de vender sus aviones en Estados Unidos a precios de saldo gracias a las subvenciones que Canadá ha proporcionado a la compañía, algo que tanto la empresa canadiense como Ottawa niegan.

Además de Canadá, Bombardier tiene también una fuerte presencia en Irlanda del Norte, donde emplea a casi 8 mil trabajadores y donde se fabrican varios componentes de la familia de los CSeries.

“Estamos en total desacuerdo con esta decisión preliminar del departamento de Comercio de Estados Unidos”, indicó Bombardier en septiembre. “La magnitud de las tarifas sugeridas es absurda y desconectada de la realidad”, agregó.

Boeing había protestado luego de la compra por parte de Delta Airlines de 75 aeronaves CSeries. El grupo dijo que Bombardier había vendido cada CS100 a 19 millones 600 mil dólares, cuando el costo de fabricación es de 33 millones 200 mil dólares.

Con este arancel, cada una de estas aeronaves tendría un precio de más de 60 millones de dólares.