x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Campañas políticas protagonizadas por gatos: la novedad en Japón

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Durante los procesos electorales, el marketing político busca convencer a los ciudadanos de que determinado candidato es la mejor opción. Existen fórmulas en los mensajes que se repiten cada que hay elecciones, pero de vez en cuando hay excepciones, en Japón un aspirante centró la imagen de su campaña en un gato blanco.

Durante los procesos electorales, el marketing político busca convencer a los ciudadanos de que determinado candidato es la mejor opción. Existen fórmulas en los mensajes que se repiten cada que hay elecciones, pero de vez en cuando hay excepciones, en Japón un aspirante centró la imagen de su campaña en un gato blanco.

Durante las campañas políticas para elegir representantes o funcionarios públicos, los candidatos se apoyan con agencias de publicidad (de todos tamaños) para hacer anuncios y piezas que llamen la atención de los votantes. En años recientes las plataformas de social media se han vuelto imprescindibles para los aspirantes.

Pero el “exceso de creatividad” de partidos políticos o candidatos puede convertirse en campañas que rayan en lo absurdo o pueden resultar ofensivas. En el caso de México, el Partido Nueva Alianza convirtió el grito con el que se ofende a los porteros del equipo contrario en los estadios de futbol en su slogan de campaña. Mientras la FIFA exigía al país la erradicación del insulto una organización política lo arropó.

La propaganda clásica den tiempos electorales es la cara del candidato o candidata en pancartas, con su nombre y el del partido. Este tipo de publicidad puede resultar invasiva y contaminante de los espacios públicos, por lo que algunas ciudades han comenzado a regularla.

Ahora, en Japón, un candidato a un puesto público en la región de Mikawa llamado Satoshi Shima está llamando la atención de todo el mundo porque en su propaganda hay un enorme gato blanco con un ojo verde y uno azul.

 

¿Por qué lo hace? De acuerdo con su cuenta de Twitter, donde pone muy claro que el gato no es el candidato, Satoshi Shima cree que si la gente ve la foto de un gato se pondrá feliz.

En Japón la propaganda política se coloca en espacios específicos para ello y la imagen el gato blanco de Satoshi ha llamado la atención en las redes sociales. Con anterioridad Shima fue diputado y fue empleado de la empresa de telecomunicaciones Softbank durante ocho años.

Acercar a los animales a la política no es nuevo. Durante los últimos años decenas de ciudadanos alrededor del mundo han manifestado su descontento con el sistema político y sus gobernantes al crear campañas electorales en las que un gato, un perro o un burro es el candidato y, aseguran, tiene mejores cualidades que sus contrincantes humanos.

 

 

Además, parece que los gatos tienen un lugar muy especial en la cultura japonesa y esto ha sido aprovechado por las marcas en la búsqueda de conectar con los consumidores. Uno de los casos más llamativos fue el de Pizza Cat, una campaña de Pizza Hut en la que uno de sus establecimientos era manejado por un grupo de felinos.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados