El 20 de marzo de 2019 sin duda fue un día de lo más importante para Disney, pues, tal como lo reportamos y lo hicieron muchos otros medios, esta gigantesca marca adquirió a la corporación multinacional de medios masivos conocida como 21st Century Fox por más de 71 mil millones de dólares. Con dicha compra, Disney también se convirtió en la propietaria de películas, programas de televisión, estudios de cine, networks e incluso parte de la plataforma de streaming Hulu.

Si bien hay muchos proyectos de Fox que se pueden destacar por lo reconocidos que son, dentro de estas adquisiciones, una de las que llama la atención es la del estudio 20th Century Fox y su rama Fox Searchlight pues están detrás de contenidos más que reconocidos por las audiencias y que han logrado recaudar millones de dólares en las taquillas. Gracias a ello, ahora las personas pueden contemplar a cintas como Avatar y Avengers: Endgame, que en su momento “compitieron” por el título de la más taquillera en la historia del cine, en el mismo lado de la historia. Así, con la adquisición de esta parte clave de la firma Fox, Disney ha obtenido el control sobre activos clave que posiblemente le servirán para desarrollar más proyectos a futuro, como es el caso de personajes para el Universo Cinematográfico de Marvel.

¿Qué tipo de empresa buscará ser Disney?

Sin embargo, la llegada de Fox y sus proyectos, tanto los que ya fueron publicados, los que están por publicarse, así como los que se estaban planeando aún o ya estaban en preproducción, representan un reto importante para Disney, uno que podría impactar en cuanto al tipo de compañía que planea ser y cómo se consolidará a futuro, y aparentemente ya lo comienza a gestionar

Tal como lo compartimos hace poco, tras una auditoria, que presuntamente surgió por los malos resultados que tuvo X-Men: Dark Phoenix, Disney se dio a la tarea de descartar cientos de proyectos, literalmente cientos (cerca de 276), que no consideró viables desde la perspectiva de negocio, pero también desde su perspectiva como marca; como sabemos, a lo largo de la historia Disney a logrado mantenerse como una firma destinada a la creación de contenidos, productos y experiencias para público familiar, o al menos eso es lo que podría entenderse por sus acciones a lo largo de la historia, aunque con esto del descarte de algunos contenidos y el “rescate” de otros se puede poner en entredicho esa imagen que ha manejado.

Lo anterior viene a juego puesto que entre los proyectos descartados se encuentran nombres como Magic The Gathering, Mega Man, Assassin’s Creed 2, Flash Gordon, The Sims y Hitman 2, pero entre los que decidió conservar hay algunos interesantes, tal es el caso de Deadpool, Kingsman y la cinta llamada Jojo Rabbit, de Taika Waititi, que estrenará en octubre de este año.

Proyectos clave

  • Deadpool

De haber visto las cintas de Deadpool, sabrán que estas no son precisamente para niños, ambas cuentan con clasificación R, es decir, van dirigidas a un público adulto por contener escenas demasiado violentas, lenguaje ofensivo, abuso de sustancias, promiscuidad, etc. Sin embargo, esto no impidió que se situaran entre las más taquilleras de 20th Century Fox; respectivamente ocupan la posición 4 y 5 del estudio con 363 y 318 millones de dólares recaudados. Puede que esto haya sido razón suficiente para que Disney mantenga al personaje e incluso se integre al Universo Cinematográfico de Marvel, no obstante, si ello ocurre, el director de la segunda película, David Leitch señala que ya no sería con una cinta de clasificación R, es decir, perdería un elemento que puede que haya sido clave para su éxito. ¿Será posible que Disney proceda de esa forma para apegarse a su identidad?

  • Kingsman

En el caso de Kingsman, si bien la cinta no tiene clasificación R como ocurre con Deadpool, si es una que al menos en su última entrega generó controversia por una escena de sexo, en ella Taron Egerton implanta un dispositivo de rastreo en las “partes íntimas” de la actiz Poppy Delevingne y si bien no hay nada explícito, la forma en como se presenta la escena sin duda puede que no sea recomendada para toda la familia. Pese a este hecho, Kingsman es otro de los contenidos que se mantendrán, el 12 de febrero de 2020 se tiene planeado el estreno de su tercera parte. Con lo revelado hasta ahora, no parece que habrá mayor controversia con la cinta.

Pero si se trata de controversia, puede que esta venga de la mano de la tercera de las cintas mencionadas y que Disney ha decidido conservar hasta el momento, hablamos de Jojo Rabbit.

  • Jojo Rabbit

Jojo Rabbit es la próxima película del director Taika Waititi, que llegará a las salas de cine en octubre, el mismo director de Thor: Ragnarok, la película más taquillera de la trilogía (con más de 853 millones recaudados a nivel mundial) y que también estará a cargo de la próxima entrega de este personaje con Thor: Love and Thunder.

En días pasados, diversos medios han reportado la preocupación que genera en Disney esta película de su ahora estudio Fox Searchlight, pues se trata de una sátira sobre los nazis en la que un niño alemán, cuyo amigo imaginario es Hitler (interpretado por el propio Taika Waititi), descubre que su madre (Scarlett Johansson) está escondiendo a una niña judía en su casa.

Como podría entenderse por el contenido, tampoco es uno precisamente dirigido al publico familiar de la casa de Mickey Mouse y esto preocupa a Disney. A decir de Variety, la cinta ha puesto nerviosos a los ejecutivos de Disney que están acostumbrados a producir películas adecuadas para padres e hijos.

Fox Searchlight ha comenzado a proyectar la película que ahora forma parte del repertorio de Disney, sin embargo, el medio señala que a la mitad de una proyección uno de los ejecutivos de Disney se mostró visiblemente incómodo y preocupado ante la posibilidad de que Jojo Rabbit pueda hacer enojar al público.

Si bien el escenario luce complicado para la película, puede que para Disney no sea tan fácil el querer descartarla o desapegarse por completo de ella, todo porque es precisamente Fox Searchlight la marca involucrada, hablamos de un estudio que se ha especializado en películas independientes que han llegado a la máxima gala del cine, los Oscars, con trabajos como La Forma del Agua de Guillermo del Toro y Three Billboards Outside Ebbing, Missouri del director Martin McDonagh. Hasta el momento se sabe que el camino a seguir está en dejar que todo el crédito sea para Fox Searchlight en lugar de Disney.

Como se puede entender por estos casos, que son solo unos pocos de tantos que puede haber, la marca ha estado tomando decisiones interesantes respecto a los nuevos contenidos con los que trabaja. El reto que tiene ahora es mantener esa imagen familiar sin estropear el éxito que podrían generar los nuevos contenidos y las continuaciones de otros que parecen ya tener una fórmula exacta, la cual puede incluir las escenas sumamente violentas, la temática sexual o la sátira sobre temas delicados, para conseguir buenos números en taquilla. ¿Será posible que a futuro veamos un Disney menos familiar y más atrevido?