Una de las noticias que mayor conmoción causó en el mundo del entretenimiento durante el año pasado, fue el anuncio del final de The Big Bang Theory, serie de Warner Bross que se ha convertido en una de las series más lucrativas para la casa productora.

Basta con revisar el crecimiento en audiencias que dicha serie ha logrado a lo largo de su historia. De acuerdo con Nielsen, la cantidad de espectadores de esta serie creció de 8.4 millones alcanzados durante su primer temporada a 18.99 millones durante la temporada 10.

La publicidad fue parte importante de la rentabilidad de este sitcom. La mayor parte de los ingresos de la serie provienen de la publicidad. Cada anuncio de 30 segundos emitido en sus pausas publicitarias tiene un valor de 326 mil 260 dólares, según la revista Adweek.

Sin embargo, ha encontrado la manera de venderse como un producto atractivo para otros canales y cadenas, con lo que además del dinero que obtienen de la venta de DVD, derechos de emisión al extranjero o reposiciones, los derechos de sindicación (la reemisión de una temporada en otro canal) generan más de 2 millones de dólares por cada capítulo.

Un adiós que busca ser negocio

Aunque aún no se sabe con certeza cuando se transmitirá el último episodio de esta franquicia, lo cierto es que sus creadores esperan hacer de esta última emisión un fenómeno que se traduzca en un gran negocio tanto en términos de ventas publicitarias como de venta de licencias.

Todo apunta a que Warner espera replicar lo sucedido hace 15 años con Friends, cuyo episodio final alcanzar una audiencia de 52.5 millones de estadounidenses según la NBC.

El camino es claro y cada oportunidad para crear expectativa sobre la entrega final es aprovechada. Desde hace algunos meses, los protagonistas de la serie han comenzado a despedirse de sus fans con cartas, fotos y videos.

A esta tendencia ahora se suma la ejecución de un flash mob que los actores realizaron en el set de grabación después de grabar un episodio con público en vivo.

El material que fue compartido por la actriz Kaley Cuoco desde su cuenta oficial de Instagram, muestra a los protagonistas del drama ejecutando una coreografía al ritmo de la canción “Larger than Life”, de Backstreet Boys, momento que causó conmoción entre los asistentes.

Los videos compartidos han generado todo tipo de reacciones en redes sociales en donde los fans de la serie han dejado en claro que la estrategia (planeada o involuntaria) de los involucrados en la producción está rindiendo frutos.

Aún queda por ver la manera en la que la casa productora capitalizará la expectativa generada, toda vez que a diferencia de lo que sucedió con el final de Friends, ahora las ausencias exigen una experiencia que vaya más allá de la simple narración del final de una historia que marcó un hito.