Autoridades estadounidenses sospechan que Amazon engaña a sus clientes con sus descuentos agresivos

El éxito de Amazon es sostenido e ininterrumpido, que año con año su Prime Day, su propia versión de Black Friday, ha logrado superar en ingresos a la edición anterior, prueba de ello es que la edición de 2017 creció 60 por ciento, respecto a 2016, por lo que parte de la industria del e-commerce aplauden los logros, sin embargo, otro sector cuestiona los métodos detrás de la estrategia de Amazon.

Uno de ellos es la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC, por sus siglas en inglés), quien ya comenzó a investigar las quejas sobre que Amazon podría estar engañando a los clientes con las comparaciones de precios que enumera en sus productos, es decir, que el gigante de las compras en línea podría estar mintiendo a sus clientes.

De acuerdo con Reuters, la queja la impulsó Consumer Watchdog, un observatorio ciudadano, quien revisó cerca de mil productos de Amazon y el 60 por ciento de los precios de referencia supuestamente “nunca había vendido el mismo artículo en el precio de lista antes de la venta”, es decir, que las promociones anunciadas nunca habrían reducido los precios como el gigante del e-commerce señala todo el tiempo.

De ser cierto, Amazon estaría incurriendo en “prácticas engañosas” en clientes desprevenidos que no comparan precios. Incluso la denuncia refiere que la compra de Amazon a Whole Foods “debería frenarse” hasta que la compañía reajuste sus precios en todos sus productos nuevamente, y es que la FTC tiene el poder de aprobar o frenar las fusiones corporativas.

Y es que entre las reglas de la FTC están que las compañías de comercio no deben utilizar precios de lista o referencia falsos o inflados para crear un falso panorama de una industria durante una negociación corporativa.

Mientras tanto, el gestor de fondos Capitol Hill ha comenzado a considerar un posible litigio legal contra Amazon por prácticas monopólicas, y aunque la compañía de Jeff Bezos no viola la ley de competencia, sí afectaría el poder adquisitivo del consumidor con sus ofertas falsas.

No es la primera ocasión que Amazon enfrenta acusaciones de este tipo, en enero pasado pagó un millón de dólares a reguladores de Canadá después de que se confirmó que los precios de lista de la firma de e-commerce no coincide con los del mercado en general.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299