Australia responde con esta campaña a Trump tras prohibir a transexuales unirse al ejército

Australia registró un valor de marca nación por 1,305 mil millones de dólares, esto de acuerdo a cifras estimadas por Brand Finance.

La diversidad es un tema que genera una pauta definitiva en las industrias y en sus acciones de comunicación, cuando ejecutan campañas publicitarias o activan planes con los que parecen generar una nueva cultura.

Generar una nueva cultura a través de estrategias de comunicación como la publicidad, logran su mayor impacto cuando se implementan dentro de contextos o momentos adecuados.

Esto determina la efectividad de dos grandes estrategias: el marketing de contexto y el timing, fundamentales para lograr el mayor alcance en su implementación, impactando en acciones sociales que logran comunicar con éxito a las organizaciones interesadas en influir en el mercado.

La influencia se logra cuando se mantiene una interacción de calidad a través de redes sociales, donde encontramos marcas sumamente interesadas, cuando se entiende el potencial de la mercadotecnia, en entender a los usuarios y lograr responderles no solo con acciones que comunican, sino con productos que se adaptan a estas tendencias o estilos de vida.

Ejemplo de esto ha ocurrido con la campaña lanzada por la Fuerza de Defensa Australiana, donde promueve la diversidad entre los miembros del ejército, como una forma de explicar que a través de esta acción, se logra una organización más fuerte.

Su acción ocurre luego de la polémica decisión tomada por Donald Trump, de ya no permitir a ciudadanos transgénero sumarse al ejército estadounidense.

Estas son las piezas de la campaña:

A detalle.

-La inversión esperada en publicidad dentro de Australia alcanzaría los 11 mil millones de dólares, de acuerdo a una proyección de eMarketer, donde advierte que el concepto ha crecido desde los 10 mil 140 millones de dólares registrados en 2015 y que llegará a los 12 mil 150 mdd en 2020.

-Hasta 2015, la agencia de publicidad Dentsu Aegis Network descubrió que la inversión en publicidad estaba concentrada en los medios digitales, al sumar cuatro mil 715 millones de dólares, cifra que era seguida por la inversión en televisión por tres mil 554 mdd.