México es uno de los países más diversos en el mundo. No solo tiene una enorme riqueza cultura, ecológica y natural. Asimismo, entre su población existen personas de todos los contextos económicos y financieros. Cada uno de estos segmentos de la audiencia tiene necesidades y exigencias específicas, que las marcas deben analizar y entender.

Uno de los más relevantes es el correspondiente a los estratos socioeconómicamente más humildes de México. En México el 75 por ciento de la población está en los niveles socioeconómicos más bajos. Arturo Rodríguez, director de Agencia i, comenta que hay marcas en el país que buscan atender este segmento, pero para tener una profunda y fuerte conexión con ellos, “necesitamos vivir su día  a día, tener una profunda comprensión de sus hábitos, costumbres e idiosincrasia, queremos ser parte de este gran clan“.

Hay que entender, por ejemplo, cómo viven como familia. A diferencia de otros niveles socioeconómicos, donde vive el núcleo familiar o la pareja solamente […], este segmento esta más familiarizado con un esquema de clan, en donde no solo vive la familia nuclear, sino los familiares extendidos. […] Debemos conocer perfectamente a la audiencia o a los consumidores que nos queremos dirigir con estas marcas.

No basta que las marcas tengan el conocimiento teórico

El director de Agencia i nos deja ver que llevan muchos años trabajando con compañías que atienden a estos sectores. Apunta que, en su experiencia, no es suficiente con analizar las investigaciones y documentos que han hecho otras instituciones. Comenta que para verdaderamente entender al consumidor D+/D, las marcas deben estar dispuestas a observar a esta población en su entorno. El experto cree que es crucial para las marcas tener un entendimiento profundo de la audiencia objetivo. Cómo viven, sus costumbres, ideales, aspiraciones y contexto cultural, social, económico y religioso.

Señala que se debe entender cada detalle, tener una visión personal y cercana de su día a día. Solo entendiendo la parte humana, asegura, se puede realmente tocar su corazón y tener una comunicación más efectiva.  En ese sentido, Agencia i se ha esforzado en comprender no solo a sus clientes, sino a la población a la cual se dirigen, “hoy en día no solo es suficiente tener data, queremos ser parte de su día a día, que nos vean como su familia, que estamos preocupados por su salud, su entorno, sus gustos“.

En AGENCIAi queremos trascender con este segmento, e impactarlos de forma orgánica, humana“. Arturo señala que están dispuestos a empezar a compartir este conocimiento con otros agentes del entorno. Así, espera que otras empresas puedan ser más asertivas en sus estrategias de comunicación.