Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Así fue como AMLO convirtió a la marca Jetta en emblema de su estrategia de branding

Hacia 2018 (año en el que AMLO ganó la presidencia) el costo aproximado de factura de un Jetta Clásico en su versión manual rondaba los 188 mil pesos.

Durante la mañana de este jueves, tuvo lugar el tercer informe de gobierno del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y en medio del reporte de actividades, hubo una marca que destacó dentro de las tendencias en rede sociales, Jetta.

Lejos de lo dicho durante el mensaje difundido en cadena nacional, para los usuarios de redes sociales la llegada del mandatario a bordo del vehículo firmado por Volkswagen fue un tema que causó conmoción, lo que rápidamente posicionó a la marca dentro de las primeras tendencias en plataformas como Twitter. 

Al cierre de esta nota, el término “Jetta” se ubica dentro de los primeros 10 temas más comentados en Twitter con aun total de mil 328 tweets relacionados. 

De manera puntual, datos extraídos desde TweetReach indican que los últimos 100 post publicados con el nombre de la marca han generado cerca de 109.3 mil impresiones con un alcance potencial de 25 mil 296 cuentas.

Las cifras hablan de cómo la marca se ha convertido en un referente alrededor de la imagen de AMLO y su política de gobierno, situación que no es nueva y que tiene diferentes lecturas.

La historia del Jetta de AMLO

Este vehículo se ha convertido en un símbolo especialmente reconocido entre los seguidores y detractores del actual presidente de la República Mexicana, mismo que ha sido utilizado como un emblema de la política de austeridad y alejada de los lujos que AMLO ha profesado desde su campaña y durante sus tres años de gobierno.

Pero, ¿por qué el Jetta se convirtió en el automóvil presidencial? Para dar respuesta es justo apegarse a la historia y carteristas del vehículo.

Cuando la cuarta generación del Jetta Clásico apareció en 1999, rápidamente se convirtió en un éxito que le permitió alargar su vida comercial hasta 2014. En un principio, se posicionó como un auto aspiracional; no obstante, con el tiempo perdió esta cualidad para adoptar significados de accesibilidad, ahorro y disponibilidad. De esta manera, y gracias a los precios bajos que suponía tanto en términos de adquisición, mantenimiento y uso de combatible, pronto se convirtió en una de las mejores opciones para el grueso de la población.

Por ejemplo, hacia 2018 (año en el que AMLO ganó la presidencia) el costo aproximado de factura de un Jetta Clásico en su versión manual rondaba los 188 mil pesos.

Estas características fueron reconocidas en algún momento por el mandatario quien aseguró el Jetta es un vehículo “muy bueno, cómodo y rendidor, nunca falla”.

Entre retoríca y símbolos 

Lo cierto es que estas cualidades también fueron vistas por el equipo de comunicación y marketing político detrás del presidente. Y es que en una suerte de probable cualidad, el Jetta se ha convertido en un símbolo que da rostro a la política de austeridad profesada por AMLO.

Lejos de los autos o camionetas utilizadas por sus antecesores, AMLO ha optado por aparecer en diversos eventos públicos en la CDMX a bordo de este vehículo que para muchos es austero y contrasta con los vehículos equipados utilizados por otros presidentes.

Sin duda se trata de un elemento que aporta a la imagen con la que busca ser reconocido el propio AMLO y su gobierno, en donde conceptos como humildad y reducción de gastos a favor de la sociedad han sido la constante.

Aunque en muchas ocasiones esta asociación ha jugado en contra del presidente y su ideología, lo cierto es que en términos de estrategia la relación ha funcionado.

Basta con reconocer los comentarios generados en medio de este tercer informe de gobierno, en donde queda claro que para los consumidores el ahora conocido “Jetta Blanco” es un icono de la política de AMLO, misma que aunque puede ser compartida o no, tiene un fuerte acierto que se debe reconocer: la consistencia en la construcción de marca alrededor del presidente y sus grandes aciertos en temas de marketing político.

Y es que aunque queda claro que muchos no están de acuerdo, el Jetta ahora es leído como el símbolo de AMLO para demostrar su austeridad. La estrategia simplemente funcionó.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados