Durante la tarde de este martes, los cofundadores de Google Larry Page y Sergey Brin anunciaron que dejarán sus respectivos cargos como CEO y Presidente de Alphabet. 

En lo anunciado, se decretó que el actual CEO de Google, Sundar Pichai asumirá el cargo de CEO de Alphabet, mientras que Page y Brin se mantendrán involucrados con la compañía como miembros de la junta, accionistas y cofundadores. 

Como parte de este anuncio y nombramiento, los dos cofundadores publicaron una carta de despedida, en la que reflejan la razón detrás de esta decisión, misma que entre líneas ofrece diversas lecciones de cómo deben manejarse cambios estructurales tan importantes que pueden afectar el rendimiento de negocio de cualquier empresa ante la zozobra que provoca un cambio de dirección tan drástico.

Lo que tu marca debe aprender

La mencionada carta ofrece una serie de lecciones que demuestran que no existen oportunidades cerradas para reforzar el branding de una marca o bien que en medio de grandes cambios con miras a evolucionar es posible dar certidumbre a los inversionistas.

En este sentido, compartimos tres grandes lecciones que se pueden aprender de la carta publicada por los cofundadores de Google que hoy ceden sus puestos a favor del bienestar de la empresa:

Razones claras de crecimiento

En buena medida, uno de los objetivos de este documento es calmar las posibles angustias que el cambio pudiera generar entre los inversionistas.

Las razones del cambio son claras y se perfilan a explicar una evolución natural de la empresa que necesita una nueva visión para encontrar crecimiento de la mano de la innovación en un momento en el que la empresa goza de salud.

“Ahora que Alphabet está bien establecido y que Google y las otras apuestas operan de manera efectiva como compañías independientes, es el momento natural para simplificar nuestra estructura administrativa”, se lee en el documento.

El documento parece haber logrado su objetivo tanto que aún con el anunció, las acciones de Alphabet se mantienen con una tendencia de crecimiento positiva.

El cambio de rol es necesario

El mercado actual necesita estructuras internas y administrativas más ágiles. Innovar es una exigencia para crecer en momentos de coyuntura como el que muchos mercados viven en la actualidad.

La lección es clara desde la voz de Page y Brin: “Nunca hemos sido los que se aferran a los roles de gestión cuando creemos que hay una mejor manera de dirigir la empresa. Y Alphabet y Google ya no necesitan dos CEO y un presidente”.

Aunque ambos cofundadores lograron hacer crecer a su empresa en un momento de revolución digital, lo cierto es que sus palabras auguran un nuevo momento de inflexión en donde Google (al igual que el resto de las empresas) necesitará visiones renovadas para seguir creciendo.

El problema es evidenciado en un reporte entregado por PA Consulting Group, el cual refiere que aunque la innovación hoy es fundamental para obtener mayores garantías de supervivencia par un negocio, sólo 28 por ciento de las empresas lo hacen con éxito al tiempo que únicamente 39 por ciento de los ejecutivos están seguros de que han definido las habilidades que se necesitan para ser innovadores.

De hecho el 37 por ciento de los responsables de negocio no ha cambiado en lo absoluto su enfoque de innovación en los últimos tres años, aún y cuando los cambios en materia social, tecnológica y empresarial son evidentes y contundentes.

Historia de marca y branding

Una parte importante del documento se concentra en traer del pasado acontecimientos que marcaron la historia de la firma. 

De hecho, la carta comienza explicando el ADN de la marca: “Google no es una empresa convencional. No pretendemos convertirnos en una”.

La apuesta continua por lo que los propios fundadores de la firma definen como “propuestas ambiciosas” queda clara en la lista de servicios, productos y soluciones que forman parte del portafolio de la empresa. 

Esta es la manera en la que Google y todo su ecosistema busca ser visto por el mercado, situación que Page y Brin han hecho evidente en su carta de despedida mencionando incluso el éxito que muchos de sus productos han conseguido: “Es un honor que miles de millones de personas hayan optado por hacer de estos productos un elemento central de sus vidas. Esta es una confianza y responsabilidad que Google siempre trabajará para cumplir”. La promesa de marca queda sentada.

A continuación te presentamos la carta completa de despedida firmada por los ahora ex-lideres de Google:

Comenzó nuestra primera carta de fundadores en nuestro S-1 2004:

‘Google no es una empresa convencional. No pretendemos convertirnos en una. A lo largo de la evolución de Google como una empresa privada, hemos gestionado Google de manera diferente. También hemos enfatizado una atmósfera de creatividad y desafío, lo que nos ha ayudado a proporcionar imparcialidad, precisión y acceso gratuito a la información para quienes confían en nosotros en todo el mundo ‘.

Creemos que esos principios centrales siguen siendo ciertos hoy en día. La compañía no es convencional y continúa haciendo apuestas ambiciosas sobre nuevas tecnologías, especialmente con nuestra estructura Alphabet. La creatividad y el desafío permanecen tan presentes como antes, si no más, y se aplican cada vez más a una variedad de campos como el aprendizaje automático, la eficiencia energética y el transporte. No obstante, el servicio central de Google, que proporciona acceso imparcial, preciso y gratuito a la información, sigue siendo el núcleo de la empresa.

Sin embargo, desde que escribimos la primera carta de nuestros fundadores, la compañía ha evolucionado y madurado. Dentro de Google, existen todos los servicios populares para el consumidor que siguieron a la Búsqueda, como Mapas, Fotos y YouTube; un ecosistema global de dispositivos impulsados ​​por nuestras plataformas Android y Chrome, incluidos nuestros propios dispositivos Made by Google; Google Cloud, incluidos GCP y G Suite; y, por supuesto, una base de tecnologías fundamentales en torno al aprendizaje automático, la computación en la nube y la ingeniería de software. Es un honor que miles de millones de personas hayan optado por hacer de estos productos un elemento central de sus vidas. Esta es una confianza y responsabilidad que Google siempre trabajará para cumplir.

Y estructuralmente, la compañía evolucionó a Alphabet en 2015. Como dijimos en la carta de fundación de Alphabet en 2015:

“Alphabet trata sobre negocios que prosperan a través de líderes fuertes e independencia”.

Desde que escribimos eso, cientos de residentes de Phoenix ahora están siendo conducidos en autos Waymo, ¡muchos sin conductores! Wing se convirtió en la primera compañía de drones en hacer entregas comerciales a los consumidores en los EE. UU. Y Verily y Calico están haciendo un trabajo importante, a través de una serie de excelentes asociaciones con otras compañías de atención médica. Algunas de nuestras “Otras apuestas” tienen sus propios consejos con miembros independientes e inversores externos.

Estos son solo algunos ejemplos de compañías de tecnología que hemos formado dentro de Alphabet, además de las subsidiarias de inversión GV y Capital G, que han respaldado a cientos más. Junto con todos los servicios de Google, esto forma un colorido tapiz de apuestas en tecnología en una variedad de industrias, todo con el objetivo de ayudar a las personas y abordar los principales desafíos.

Nuestra segunda carta de fundadores comenzó:

“Google nació en 1998. Si se tratara de una persona, habría comenzado la escuela primaria a fines del verano pasado (alrededor del 19 de agosto), y hoy habría terminado el primer grado”.

Hoy, en 2019, si la compañía fuera una persona, sería un joven adulto de 21 años y sería el momento de abandonar el gallinero. Si bien ha sido un gran privilegio estar profundamente involucrado en la gestión diaria de la empresa durante tanto tiempo, creemos que es hora de asumir el papel de padres orgullosos, ¡ofreciendo consejos y amor, pero no regaños diarios!

Ahora que Alphabet está bien establecido y que Google y las otras apuestas operan de manera efectiva como compañías independientes, es el momento natural para simplificar nuestra estructura administrativa. Nunca hemos sido los que se aferran a los roles de gestión cuando creemos que hay una mejor manera de dirigir la empresa. Y Alphabet y Google ya no necesitan dos CEO y un presidente. En el futuro, Sundar será el CEO de Google y Alphabet. Será el ejecutivo responsable y responsable de liderar Google y administrar la inversión de Alphabet en nuestra cartera de Otras apuestas. Estamos profundamente comprometidos con Google y Alphabet a largo plazo, y seguiremos participando activamente como miembros de la Junta, accionistas y cofundadores. Además, planeamos continuar hablando con Sundar regularmente, ¡especialmente sobre temas que nos apasionan!

Sundar brinda humildad y una profunda pasión por la tecnología a nuestros usuarios, socios y empleados todos los días. Ha trabajado estrechamente con nosotros durante 15 años, a través de la formación de Alphabet, como CEO de Google y miembro de la Junta Directiva de Alphabet. Comparte nuestra confianza en el valor de la estructura Alphabet y la capacidad que nos brinda para enfrentar grandes desafíos a través de la tecnología. No hay nadie en quien más hemos confiado desde que se fundó Alphabet, y no hay una mejor persona para liderar Google y Alphabet en el futuro.

Estamos profundamente honrados de haber visto un pequeño proyecto de investigación convertirse en una fuente de conocimiento y empoderamiento para miles de millones, una apuesta que hicimos como dos estudiantes de Stanford que condujo a una multitud de otras apuestas tecnológicas. No podríamos haber imaginado, en 1998, cuando trasladamos nuestros servidores de un dormitorio a un garaje, el viaje que seguiría.

loading...