x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Arizona, su ley y la contundencia digital

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

Daniel GranattaPor Daniel Granatta
Twitter @danigranatta

Si me preguntaran qué es lo que más me gusta del medio online, probablemente una de las características que primero se me vienen a la cabeza es la de poder amplificar, de manera supersónica, cualquier causa que tenga el grado justo de suspense, justicia o estupidez para el suficiente número de personas. Y pocas cosas más estúpidas e injustas hay en las últimas semanas que la ley SB1070 que aprobó la Gobernadora de Arizona (EUA) para intentar identificar, perseguir y deportar a inmigrantes ilegales en su estado.

Como siempre, imagino que la medida tendrá algunos (o muchos) partidarios, pero creo que el sentir general ante la medida es la de que es tan disparatada que aún están por concretarse los efectos que tendrá sobre el estado y su reputación, lo que podríamos denominar, en término anglosajón, el backlash. Y qué mejor, para canalizar dicha indignación, que la red. Y así, encontramos diversas joyas al hilo de este tema en la última semana.

La primera de todas, más común, fue la de un grupo de Facebook que buscaba un millón de personas que se uniera contra la ley. Ni que decir tiene que en menos de diez días superaron ampliamente la cifra buscada. Imaginen a tantas personas enojadas apostados en la puerta de su casa. Aunque sea meramente una postura de opinión, no habría que descartar que en determinado momento pudieran movilizarse para elevar su voz un escalón más arriba, igual que pasó en México con el famoso movimiento #internetnecesario hace unos meses. Paralelamente, una amiga convocó a la queja no sólo mediante la adhesión a un grupo, sino pidiendo a sus amigos que se tomaran una foto ante la webcam de cada una de sus computadoras portando un cartel que expresara la disconformidad ante dicha ley.

Más ejemplos, uno realmente extraordinario, la Gringo Mask proyecto (creo) de un publicista latino de Miami y en el que ofrecen la posibilidad de imprimir, recortar y vestir una máscara cuya cara es eminentemente estadounidense, rubio/a de ojos claros. Tan brillante como sarcástico, tanto el sitio como el grupo de gente que lo adoramos en Facebook han sido ya reseñados en diversos canales de noticias de televisión.

Los Phoenix Suns jugaban el miércoles el segundo de sus partidos de la eliminatoria de semifinales de la Conferencia Oeste en los playoffs de la NBA. Y parece ser que los dueños del equipo no ven con muy buenos ojos la famosa ley. Vista la enorme comunidad de latinos residiendo en Arizona decidieron que esa noche todo aquel que quisiera apoyar al equipo vestido con los colores del mismo podría usar camisetas que rezaban, textualmente, Los Suns. Me pareció sensacional, ya saben que a ese nivel deportivo cualquier tipo de acción ha de ser consensuada con la organización de la liga (que tiene una imagen, política a veces y otras veces no, que salvaguardar). Que salieran así vestidos deja entender que no sólo Los Suns piensan así, sino también la liga en la que juegan, así como toda la gente que se apostó fuera de la Arena donde juegan sus partidos en una manifestación de protesta. Tan alto llegó el asunto que el propio equipo anda solicitando que el All-Star Game de la NBA, previsto para celebrarse en Phoenix en 2011 se cambie de ubicación en tanto en cuanto la ley siga vigente.

Y el último de mis ejemplos, Machete. ¿Conocen a Machete? Es un personaje ficticio de una película ficticia, en un trailer que la anunciaba antes de que comenzara el doble “churro” Death proof + Grindhouse que celebraron Robert Rodríguez y Quentin Tarantino hace cuatro años:

Machete, encarnado por el icónico Danny Trejo (primo del primero y antiguo convicto metido a actor y al que seguro han visto en muchas películas) adquirió tanta relevancia entre el público que hubo una ola multitudinaria de peticiones para que esa película no se quedara en un simple trailer fake, sino que efectivamente se llevara a cabo, algo que está en proceso. Pero no es de la película de lo que quería hablar, sino del hecho de que el propio Robert Rodríguez nos obsequió con una versión especial del trailer original para el día 5 de Mayo (día del orgullo mexicano en Estados Unidos), a resultas de la ley de Arizona que da contexto a toda esta columna:

Puede que al darle click al video sobre estas líneas ya no esté, de hecho ayer a un amigo que lo había subido a su cuenta le llegó una notificación de YouTube en la que se le comunicaba que había una infracción de copyright en dicho trailer. Algo casi tan absurdo como la ley de Arizona, YouTube defendiendo los derechos de una pieza hecha por…Robert Rodríguez, violados por una parodia hecha por… Robert Rodríguez, desde aquí les pedimos un fuerte aplauso para ellos y busquen los términos Machete 5 de mayo o Machete illegal trailer si no encuentran el original que refiero.

Qué nos queda de todo esto desde una perspectiva pura de acción de mercadotecnia o publicidad. Que, ante todo, en situaciones contextuales, importa mucho la calidad de la respuesta, pero sobre todo, la rapidez y agilidad. De nada sirven las Gringo masks si salen dentro de cuatro semanas, quién sabe dónde estará la famosa ley para entonces. O proponerse y, efectivamente, hacerlo, cambiar el nombre en unas camisetas de un equipo de baloncesto. Uno de los capítulos del excelente Convergence culture, de Henry Jenkins, trata precisamente sobre un fenómeno similar al que sucede con las parodias y versiones en Internet de situaciones vistas en televisión. Habla de cómo la cultura popular fue tomada al asalto por los medios masivos (en el inicio de estos) para construir el mainstream y llevarlo a todos los puntos imaginables de Estados Unidos, y cómo desde entonces, la cultura popular bebe ahora, entre otras cosas, de parodiar o versionar ese mainstream que un día le tomó todo prestado.

Más aún en un medio que todo lo acelera, si queremos provocar viajes folk>mainstream>folk y ser destacados por ello, la velocidad de reacción ha de estar a la altura del medio en el que van a vivir. De nada sirve elaborar mucho en este tipo de contextos si vamos a llegar tarde por ello, lo que se necesita es contundencia. Y la contundencia, casi siempre, es del que llega primero.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados