Antes del éxito Bill Gates tuvo que abandonar este mal hábito ¿deberías hacerlo tu también?

Bill Gates
Cortesía Warner

Microsoft es una de las empresas más importantes en la era actual y al tiempo que esta empresas crece en el mercado, la imagen de su fundador Bill Gates también lo hace en términos de reverencia e influencia.

Hasta principios de 2017, el valor de capitalización de mercado de Microsoft superó los 500 mil millones de dólares, mientras que la fortuna de Gates, superaba los 85 mil millones de dólares, de acuerdo con Statista.

De acuerdo con la lista de los hombres más ricos en el mundo, el fundador de dicha empresas tecnológica ocupó el segundo puesto del listado en su edición 2018 con un patrimonio estimado de 90 mil millones de dólares.

Pero antes de que toda esta fama y éxito llegarán, Bill Gates tuvo que superar muchos malos hábitos. Uno de los más complejos sería alejarse de la actitud procrastinadora que lo acampó durante su etapa como estudiante.

En diversas entrevistas, citadas por CNN; Gates admitió que durante sus etapa como estudiante en la Universidad de Harvard desarrolló este “mal hábito” que se convirtió en una traba en su proceso de incursión en el mundo de los negocios.

Así, en una sesión de de preguntas y respuestas de 2005 con el inversor multimillonario Warren Buffett, Gates dijo a los estudiantes de la Facultad de Administración de Empresas de la Universidad de Nebraska-Lincoln que solía dejar para el último momento las tareas o la preparación de un examen, con el fin de sorprender a sus compañeros con lo que él calificaba como “bromas”. “La gente pensó que era divertido”, afirmó. “Esa era mi posición: el tipo que no hizo nada hasta el último minuto”.

EL mal hábito fue una vez más referido en una publicación de 2016 de Ask Me Anything Reddit. Cuando se le preguntó sobre su mejor recuerdo en Harvard. en donde Gates volvió a hacer referencia de su preferencia por no asistir a las clases pero aprobar con la presentación de un buen examen.

Sin embargo, en su su panel de discusión en la Universidad de Nebraska, Gates admitió que esta bromas no fueron ni por menos valoradas en mundo de los negocios. “Nadie me elogió porque haría las cosas en el último minuto”, reitero, al tiempo que destacó que trabajó para revertir este hábito y adoptar el rol de las personas exitosas que “que siempre estaban organizados y tenían las cosas hechas a tiempo”.

Postergar alguna actividad o acción es uno de los malos hábitos más frecuentes entre los emprendedores, hecho que que tiene efectos en termino de productividad. Según Psychological Science, la procrastinación hace que la calidad del trabajo y el bienestar disminuyan radicalmente. La anécdota de Bill Gates debe funcionar como una lección para quienes comienzan en el mundo empresarial.