Una de las estrategias de comunicación y marketing político más relevantes dentro de la contienda electoral que vive el mercado mexicano es la de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), la cual ha recurrido en más de una ocasión a vehículos de interacción poco convencionales para una campaña de dicha naturaleza.

Sólo para poner un ejemplo basta con recordar que a finales de enero pasado, el equipo de campaña del candidato de la coalición Juntos Haremos Historia la moneda, AMLOve, criptomoneda que de acuerdo con su propia plataforma tiene como objetivo “demostrar el soporte a AMLO en su carrera a la presidencia de México por medio de un sistema decentralizado, anónimo y creado por la gente y para la gente”.

Esta acción ahora se ve acompañada por el lanzamiento de la línea telefónica 01-800 SOY AMLO (01-800-769-2656), la cual buscará posicionarse como un recurso alternativo para que los seguidores del tres veces aspirante a la presidencia sean parte de manera activa de la campaña y monitoreo de los resultados de la próxima contienda electoral.

Desde su cuenta de Twitter, Ricardo Monreal, coordinado electoral de la campaña de López Obrador, indicó que mediante este número, los partidarios de AMLO podrán registrarse como representante de casilla o vigilante para “defender la voluntad popular en el norte del país”.

DE esta manera, se trata de una iniciativa que está especialmente dirigida a los votantes del norte del país, misma que estará disponible a partir del 14 de marzo. La ubicación geográfica de la iniciativa responde a que en la elecciones de 2002, Obrador quedó en tercer lugar en los estados fronterizos con Estados Unidos, con sólo el 25 por ciento de las preferencias, lo que se suma a que cuando el candidato presentó a Monreal y Marcelo Ebrard como coordinadores regionales, dijo que se trataba de una estrategia para evitar el “fraude electoral”.

Al respecto es importante mencionar que, de acuerdo con una encuesta publicada esta semana por Parametría, López Obrador tiene un 35 por ciento de apoyo de cara a la votación del 1 de julio, cifra que queda por encima del 21 por ciento alcanzado por Ricardo Anaya y el 16 por ciento registrado por José Antonio Meade.