Uno de los temas más comentados durante el día de ayer fue el primer debate de este proceso electoral, en el cual se enfrentaron los candidatos a la Jefatura de Gobierno para defender posturas sobre algunos temas en específico. De esta manera, no resultó extraño que entre los términos más buscados en la red se encontrarán aquellos relacionados con el término “debate”, situación que supuestamente intentó ser capitalizada por el equipo estratégico del candidato Ricardo Anaya.

Datos de Google Trends revelaron un interés creciente sobre la fase “debate 2018” incluso por encima de los programas de televisión abierta que compitieron en horario con dicho acto político.

El fenómeno se replicó en redes sociales, cuando el hashtag #DebateChilango consiguió mantenerse como parte de las tendencias en Twitter con más de 22 millones 409 mil 334 impresiones y un total de 9 millones 661 mil 691 cuentas alcanzadas por los últimos mil 500 tweets publicados con esta etiqueta, según estimaciones de TweetReach.

Con estos números de contexto, resulta interesante mencionar la aparente estrategia de posicionamiento que el equipo de Ricardo Anaya, abanderado de la coalición Por México al Frente, intentó implementar para capitalizar el interés en el tema.

Cuando se escribía en el buscador la frase “ganador debate 2018”, el primer resultado era un anunció patrocinado en el que se cantaba a Anaya como ganador del debate -que para los contendientes presidenciales aún no sucede- al tiempo que se mistaban algunas de sus propuestas. La acción tuvo una duración de sólo algunas horas; tiempo después, el anuncio fue retirado.

La acción emula a la campaña de Adwords que hace apenas una semana invitaba a revisar el sitio y propuestas de José Antonio Meade.

Fuente: Twitter

Aún cuando el candidato del Frente se cantó como ganador de un debate que aún no sucede, lo cierto es que a cuatro días de que el encuentro sea un hecho, Andrés Manuel López Obrador se mantiene como puntero con amplia ventaja en el interés de las audiencias digitales, con una estrategia mucho más discreta al respecto.

Esta situación podría ser un indicador sobre como se moverá la conversación alrededor del debate presidencial que tendrá lugar el siguiente domingo.