Alan Turing, padre de la inteligencia artificial, tendrá su rostro en nuevos billetes británicos

Instagram

La historia siempre se cuenta con el punto de vista de quien la escribe y la divulga y en ocasiones la evolución del pensamiento colectivo también propicia que la imagen que se tenía de algún hecho o una personalidad específica se transforme, tanto para bien como para mal.

Alan Turing, científico matemático de origen británico que nació en 1912, fue un personaje clave en la victoria de las fuerzas armadas de su país durante la Segunda Guerra Mundial gracias a que logró descifrar los códigos que utilizaba el ejército Nazi de Alemania para su estrategias militares y el avance de sus tropas.

La hazaña lo coloca como un personaje clave para este momento histórico y para la vida entera de Gran Bretaña y el mundo occidental, por lo cual a partir de 2021 su efigie se integrará al diseño del billete de 50 libras esterlinas.

Pero a pesar de su gran logro histórico, la efigie de Turing no obtuvo en su momento la valoración que merecía, por el contrario, fue encarcelado y murió en el desprestigio y la razón fue su orientación y preferencia sexual.

Turing era homosexual y en aquellos tiempos eso era motivo suficiente para purgar una condena en prisión en Gran Bretaña. De nada valió la gran aportación que hizo para destrabar el conflicto y de la Segunda Guerra Mundial y tampoco significó nada en su momento haber sentado las bases de lo que posteriormente se conocería como inteligencia artificial -gracias al desarrollo del test de Turing  que permitió determinar a la inteligencia de una máquina si sus respuestas son indistinguibles de las de un ser humano-.

Así, una brillante biografía se apagó por causa de la homofobia y la ignorancia de la época y su muerte, en 1952, quedó en el misterio al declararse suicidio. Con los años, la marca personal de Turing ha logrado limpiarse al paso de la evolución de pensamiento en su país y en el mundo, toda vez que la diversidad sexual ya  no es perseguida en Inglaterra ni es considerada como un transtorno mental.

Por su parte, la Corona británica exoneró a Turing en 2013 de todos los cargos que se le imputaron y el nombre del personaje ha podido lucir en los anales de historia. Diversos libros y peliculas hoy cuentan la historia de este personaje clave en la historia de su país.