CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Al igual que Blockbuster, existe un Videocentro con vida y así opera

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Uno de los últimos Videocentros que todavía están de pie opera en Tlalnepantla y el secreto que tiene este lugar es el de tratar al cliente como familia
  • Videocentro logró tener más de mil tiendas en el país durante la década de los ochenta

  • Con la llegada de Blockbuster y el incremento de piratería, poco a poco se fue cayendo la marca

  • En Tlalnepantla se encuentra un Videocentro con vida y lo opera la familia Ramírez

Durante la década de los ochenta, Televisa lanzó al mercado Videovisa, una rama especializada en video, que además era responsable de la proliferación de locales de la cadena Videocentro.

Se trataba de negocios de renta de películas en Beta o VHS fueron un éxito en el país en aquellos años; no obstante, durante la década de lo noventa, la incursión en el territorio nacional de Blockbuster marcó el fin de los videoclubes en México.

Ante este hecho, en 1992, Videovisa creó los Macrovideocentros, que se trataba de un intentó de dar frente a la agresiva entrada de la compañía norteamericana; a través de venta de botanas, renta de videojuegos, entre otros servicios.

Una vez entrado el nuevo milenio, 2001 para ser más exactos, Blockbuster alistaba la adquisición de franquicias de Videovisa para convertirlas en nuevas tiendas de su propia marca.

Sin embargo, con la llegada de los productos digitales, estos productos ahora solo son parte del imaginario colectivo, la nostalgia de años pasados en los que el entretenimiento se consumía de un modo diferente, ya que, de alguna forma, eran parte de un momento familiar o de reunión.

Resistencia al cambio.

El caso de Blockbuster es siempre retomado por los expertos del marketing digital como ejemplo del no saber cómo o de qué forma adaptarse a la evolución del consumo y demandas de las personas.

No obstante, la resistencia al cambio por parte de unos cuantos establecimientos los convirtió en espacios, más allá de la nostalgia, de culto; ya que operan con la tecnología de hace más de 20 años, de tal modo que es una experiencia de “regresar en el tiempo”.

En Oregon, Estados Unidos, opera uno de los últimos Blockbusters que aún quedan con vida, la pequeña localidad en la que está situada se beneficia del establecimiento ya que es un atractivo turístico más; la gente se toma fotos e incluso, ante la sorpresa, la gente obtenía su membresía.

En México existe un evento similar; de acuerdo con un reporte de El Financiero, en la zona del Valle de México existe un Videocentro en operación, de los muy pocos que todavía operan, se encuentra en el municipio de Tlalnepantla.

Según el medio, en una de las accesorias de la avenida Viveros de la Hacienda, en el número 50 la gente puede encontrar un establecimiento de renta de videos en formato físico; Daniel Ramírez Rosas, propietario del local, levanta las cortinas alrededor del mediodía y se da paso a la experiencia de la nostalgia.

Como parte de una herencia familiar, el lugar ofrece alrededor de cinco mil títulos de películas; asimismo, a su base de clientes no las considera consumidores, sino familia.

“El convencimiento a nuestra clientela es lo principal, darle lo que necesita, no hacerlo sentir que es un cliente más; aquí lo que tratamos de hacer es que el cliente sea nuestra amistad, que sea parte de nuestra familia”, declaró Ramírez al medio.

Videocentro logró tener mil 100 tiendas en el país, y su negocio obtuvo un valor de entre 20 mil y 250 mil dólares; no obstante, ahora el trabajo de la familia Ramírez no está ligada a la imagen o reputación de marca, sino principalmente en el trato al cliente así como a apelar a los sentimientos de los mismos.

“Aquí los estrenos se rentan por 24 horas y los títulos que ya se manejan por catálogo son por cuatro días, aunque hay promociones que pueden ser por cinco noches, dependiendo el día de la semana.” explicó Daniel.

Con casi 4 mil socios, los responsables del negocio se han adaptado a los nuevos formatos y han migrado del VHS al DVD y posteriormente al Blue-Ray. “Tal vez me estoy aferrando a un negocio que ya no nos da la economía como quisiéramos, pero me pongo a pensar y digo: “mi marido inició el negocio y estuvimos contentos, pero cuando él falleció las cosas cambiaron mucho; cuando se va la persona que uno quiere ya nada es igual”. Declaró Inés, la madre de Daniel a El Financiero.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados