Los procesos de reapertura serán todo un reto para los restaurantes no sólo por lo que supone en términos de diseño, nuevos insumos y medidas de higiene para el personal y clientes. Los jugadores del sector tendrán que comunicar con claridad las nuevas disposiciones a sus consumidores, mismos que podrían no recibir con total agrado medidas como la que ahora estará implementando McDonald’s .

Y es que la cadena de restaurantes ha anunciado que como parte de las medidas sanitarias que ejecutará en sus restaurantes, eliminará el dejará de ofrecer el beneficio de refill de autoservicio en más de 14 mil restaurantes. 

Todo queda en manos del personal

Esto quiere decir que desde ahora los clientas ya no recibirán un vaso vacío para servirse por su cuenta y a placer las bebidas para acompañar sus alimentos. Esta función estará en manos del personal en cada sucursal.

Si bien el retiro de fuentes de sodas de autoservicio ya se había retirado en mercados como México o España, la realidad es que existen aun muchas sucursales de la firma que cuentan con este beneficio.

Esta medida forma parte de una carta enviada por Joe Erlinger, presidente McDonald’s en Estados Unidos a los consumidores en donde explica cómo será el nuevo funcionamiento de los restaurantes de la compañía, tanto los propios como los que son franquicias .

Adicional se detalló que las áreas de juego infantil estarán cerradas; los trabajadores usarán máscaras y guantes; y los restaurantes proporcionarán cubrebocas a los clientes en las localidades donde se requiera protección facial.

De igual manera, como ya se ha anticipado en otras partes del mundo como en Países Bajos y Francia, habrá asientos bloqueados; existirán micas protectoras en las cajas registradoras y stickers en el suelo para que las personas respeten la distancia social.

Foco en el capital humano

La modificación de las operaciones al interior de los restaurantes no es exclusiva de McDonald’s. En días recientes muchas otras empresas como Burger King o Starbucks han anunciado los cambios que de manera casi inmediata se harán efectivos en sus puntos de venta.

Estos cambios, como es lógico, responden a las demandas de las autoridades sanitarias a lo largo y ancho del mundo, las cuales estañan diseñadas para evitar un rebrote de la epidemia una vez que se relajen las medidas de confinamiento y que todo comience a volver a la “nueva normalidad”. No obstante, este argumento, en algunos casos y para algunos consumidores podría carecer de validez; es decir, el consumidor deberá ser evangelizado sobre estas nuevas realidades y aunque las cartas y documentos enviados por directivos de las firmas ayudan, la tarea definitiva estará en manos de los empleados.

Bajo esta lógica, invertir en la capacitación de los empleados tanto para el correcto entendimiento de las nuevas normas así como en habilidades de comunicación y servicio al cliente será fundamental para lograr que estas necesarias medidas no tengan un impacto importante en la reputación y negocio de las marcas.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299