Acusan a millennials de irresponsables, pero las condiciones laborales podrían ser el factor que determina su actitud

millennials

Los millennials han sido acusados de todo lo malo que puede tener un empleado. Son calificados como una generación que necesita retos constantemente porque se aburren y se mudan a un sitio donde los motiven a crecer.

Son culpados de irresponsabilidad y rebeldía, de ser despreocupados y atrevidos, de malos trabajadores porque quieren todo al momento que los contratan, no se quieren esforzar ni parecen tener idea de que se crece poco a poco, que no les van a dar un puesto de jerarquía así como así.

Los empleados de generaciones previas los miran aterrados, sus tenis con traje no caen nada bien ante sus ojos, pedir días laborables de home office era impensable en sus tiempos, llevar a sus perros al trabajo les parece ridículo. Toda la innovación y revolución de la generación escandaliza a aquellos profesionales que crecieron en la vieja escuela.

Los old school sabían perfectamente que el checador estaría esperando por su hora de llegada, que los tacones no podían faltar y que el traje en los hombres era indispensable, la mezclilla jamás debería pasar por su mente ni en viernes.

Sin embargo, ahora, todo esto es una realidad, gracias a las nuevas necesidades de la generación que domina el consumo a nivel mundial. Pero más allá de beneficios como salir temprano los viernes, los millennials también ven por sus pretensiones económicas, aunque no vayan a comprar una casa con ello, ¿cómo lo harían si no les alcanza ni para la renta?

Son juzgados porque no quieren adquirir un inmueble o un coche, pero las generaciones previas no se ponen a pensar que ellas tenían asegurado su retiro, los millennials no tienen ni seguridad social, así lo establecen cifras de la Alianza Jóvenes con Trabajo Digno, que reveló que 51 por ciento de los jóvenes no cuenta con seguridad social, mientras el 63 por ciento no tiene un contrato estable aunque trabaja para una empresa; lo que viola sus derechos laborales.

Tal vez la actitud de no embarcarse con un gasto mayor proviene más de la pésima situación económica que las empresas le ofrecen actualmente, de ahí que según la firma Kelly Services, más del 50 por ciento de los millenials está buscando trabajo, aunque esté empleado y satisfecho en donde se encuentra.

Es decir, le puede gustar mucho el empleo, pero si no le pagan bien cómo va a sobrevivir. El reporte Millennials: the global guardians of capital reveló que los millennials economías desarrolladas, tienen como prioridad aumentar su capital financiero y están en busca de oportunidades flexibles para crecer sus capacidades tecnológicas y de social network.

La próxima vez que una generación se ponga a criticar a los Y debería ahondar más allá de un juicio superficial. Lamentable la situación de los Millennials.