7 razones para ser un publirrelacionista en el mundo laboral

El cúmulo de oportunidades es muy amplio y el trabajo por rubro muy diverso, por lo que un publirrelacionista puede elegir si se centra a cierto giro de negocio.

De acuerdo con un artículo publicado en Forbes, “existen 4.2 millones de unidades económicas en México. De ese universo, el 99.8 por ciento son consideradas Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), las cuales aportan 42 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y generan el 78 por ciento del empleo en el país”, siendo este un dato muy importante en el impacto que pueden tener las relaciones públicas en el mercado laboral.

Dicho lo anterior, la atención que debe ponerse es vital. Desde el plano educativo, las universidades son pieza clave y vínculo perfecto en la preparación de las personas hacia el mundo laboral, hasta las empresas públicas y privadas, en las cuales entran en este sentido como motivadores para quienes se dedican a la gestión de las relaciones públicas.

El cúmulo de oportunidades es muy amplio y el trabajo por rubro muy diverso, por lo que un publirrelacionista puede elegir si se centra a cierto giro de negocio u optar por aplicar su esfuerzo y conocimiento a varios. Sea cual fuere, su operación resulta la de un consultor que ve en beneficio de sus clientes.   

¿Cómo abrirse paso en el mundo laboral siendo un publirrelacionista?

En el mundo laboral, resulta positivo abrirse a las relaciones públicas, sobre todo porque gran parte del éxito –cuando sucede- de una persona que se dedica a unir lazos, tender puentes y generar oportunidades de valor– radica en las funciones que hace, pero mucho más importante es aquello que realiza.

En este aspecto, el factor cómo reivindica los efectos y el impacto que un publirrelacionista tiene, sobre todo porque cuenta con conocimientos y habilidades para conectar con el público, las marcas y los medios de comunicación, fungiendo como un hábil organizador social y promotor de acciones generadoras de resultados.

Cuando un publirrelacionista logra concretar acciones entre dos entes provocará que las cosas sucedan; sin embargo, importan mucho en el quehacer laboral los detalles y la manera en la cual conseguirá hacer surtir un efecto positivo.

El publirrelacionista debe propiciar que el otro, persona o negocio, se beneficie con un retorno de inversión mayor de acuerdo a lo invertido; no obstante, ese es el paso final (ya cuando existe un resultado).

Ahora bien, cuando un proyecto se encuentra en ciernes, es fundamental atender el proyecto y trazar proyecciones en relación a lo que se tiene en el momento, qué esfuerzos de capital fijo y variable se tendrán que generar para lograr objetivos reales; no obstante, pensar más allá de lo que está frente así es fundamental.

Buscar el como sí lograr objetivos es un área que siempre debe atender porque es indispensable que su trabajo sea “relacionarse” en diversos ámbitos del quehacer laboral. Un buen publirrelacionista atienda tales requerimientos de un cliente principal y une necesidades para que se efectúen.

Es importante señalar que un publirrelacionista, o ejecutivo de relaciones públicas, debe estar empapado de conocimientos amplios en materia de administración, finanzas, publicidad y mercadotecnia, además de tener claro sobre la mesa qué función tiene la tecnología y sus aplicaciones.

Actualizarse es una obligación constante y ponderar la importancia que implica conocer el impacto en las empresas de los aspectos comerciales, es decir, cuándo y cuánto es conveniente invertir.

7 razones para tener en cuenta

  1. Pensar de manera estratégica, orientando los esfuerzos hacia la longevidad de los proyectos.
  2. Generar comunicación efectiva que fomente la ética e informe valores reales que beneficien a las personas.
  3. Buscar alternativas de comunicación interpersonal que fomenten el diálogo y la apertura con instituciones, empresas, ONGs, PyMes y emprendimientos, dando oportunidad siempre al nexo.
  4. Establecer puentes entre la comunicación interna que existe en una empresa y la externa (medios de comunicación, proveedores, clientes, autoridades).
  5. Ser claro en la comunicación y tener una excelente capacidad de análisis.
  6. Innovar constantemente, haciendo un plan de acción sustentado con argumentos reales y materializarlo en la realidad.
  7. Preparar el camino hacia el conocimiento constante, siempre renovándolo con diplomados, cursos y maestrías.

En suma, ser un publirrelacionista implica desarrollar habilidades sociales y cognitivas que impacten en los negocios, trascendiéndolos hacia un escalamiento. Por esto, su importancia en el mundo laboral de hoy es primordial, porque la dinámica económica y los mercados han cambiado, abriéndose a nuevos horizontes para obtener mejores prácticas.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299