7 indicadores del desastre financiero que se aproxima

Han pasado 8 años desde la última catástrofe financiera a nivel mundial que obligó a cerrar una cantidad brutal de negocios en todo el mundo y que a uno que otro país lo puso al borde de la quiebra. Sin embargo, tal parece que no hemos aprendido la lección y estamos al borde de un colapso financiero provocado principalmente por países como China, Rusia, Brasil y los propios Estadounidenses, donde sus economistas se creen el todopoderoso y empiezan a inventar cualquier tipo de operaciones financieras con productos derivados, que a la postre resultan un fiasco total y producen un cataclismo financiero de orden mundial.

México por lo tanto no quedará exento del panorama fatalista, puesto que existen factores como la caída del petróleo que merman sus ingresos; además de la depreciación del peso frente al dólar, la baja de reservas de dólares por la intervención del Banco de México y por si fuera poco el mismo gobernador de dicho banco, ha externado su posición de estar preparados para un eminente colapso financiero, cuyas proporciones ni siquiera se pueden medir.

Por lo tanto sí hay señales de alerta que nos indican que habrá una crisis a nivel mundial, las cuales enuncio a continuación:

1. Los bajos precios del petróleo

Los precios del petróleo se están desplomando y por lo tanto los costos de producción empiezan a emparejarse con los precios de venta, por lo que las pérdidas que están teniendo los principales países productores de crudo son de consecuencias fatales, porque no están teniendo flujos suficientes para controlar sus mercados internos y esto hace que las economías de los principales productores de petróleo se empiecen a colapsar, pues toda la carga financiera la están trasladando al contribuyente local y lo están ahogando materialmente con el incremento en las tasas impositivas.

2. La apreciación del dólar

Cuando se aprecia el dólar, automáticamente todas las economías del planeta se ven afectadas debido a que sus deudas que han contraído están en dólares y por lo tanto se vuelven impagables. Pero ahí no termina el problema, porque los países al quedarse sin dinero tratarán de solicitar más créditos y no habrá instituciones financieras a nivel mundial que puedan solventar la escasez de dinero a nivel mundial.

3. ¿Baja inflación?

No hay congruencia cuando hay una caída en los precios del petróleo, el precio del dólar está por las nubes, todos sentimos que no nos alcanza el dinero para hacerle frente al gasto común y corriente de todos los días; lo único que significa es que algo está mal, que la gente que está encargada de la economía del país está ocultando algo y que más temprano que tarde la bomba de precios en los productos explotará y la inflación alcanzará niveles insospechados, así que ojo con esta situación que puede detonarse en cualquier momento.

4. La intervención del Banco de México

Nadie, pero absolutamente nadie le está poniendo atención a la baja de reservas de dólares que hemos estado teniendo, debido a la apreciación del dólar, y todo lo que se hizo en los gobiernos anteriores en materia de ahorro se está perdiendo en este sexenio y lo que más nos debe preocupar es que ni con la intervención del Banco de México se está pudiendo lograr que se deje de depreciar la moneda mexicana, además los dólares que se subastan quedan en manos de 6 bancos y por lo tanto no los están captando las empresas que verdaderamente los necesitan para cubrir sus deudas en moneda extranjera que se están elevando a niveles poco vistos y que podrían producir una quiebra técnica por no poder cubrir sus pasivos.

5. Si el gobierno dice que las cosas van bien es lo contrario

En tiempos de crisis financieras los gobiernos salen a decir que las cosas van de maravilla, que nadie se debe preocupar porque tienen todo bajo control, ya que así lo indican los números que ellos tienen, sin embargo, son discursos falsos a los que no debemos creerles absolutamente nada y por el contrario, si vemos la tempestad por la caída de economías de primer mundo, estamos obligados a prepararnos para resistir el embate y lograr que la empresa en la que laboramos salga fortalecida una vez que la turbulencia financiera ha pasado.

6. La desaceleración económica en China

Con la caída de la economía china, el efecto dominó es inminente y por lo tanto vamos a ser testigos de la debacle financiera de muchos países que están muy ligados a la economía del gigante asiático, ya que no está pudiendo mover sus productos al resto del mundo, a pesar de haber depreciado su moneda y de inmediato todos los mercados de valores reaccionan de manera negativa debido a que las acciones de las principales compañías que cotizan en los diversos mercados se van a la baja.

7. Salida de capitales golondrinos

Cuando los inversionistas sienten que los instrumentos de inversión que tienen en el país ya no están resultando atractivos y tienen su mira puesta en otros países donde siente mayor seguridad de rendimientos a corto plazo, pues no lo dudarán, sacarán su dinero invertido en el país y se lo llevarán a otro lado porque así se manejan cuando se ha producido un ambiente especulativo y en lo que menos pensarán es en el daño que le están haciendo al país al llevarse enormes cantidades de dinero que pondrán en una situación económica muy complicada al país de donde están retirando sus inversiones.

Sin embargo, no todo es negativo en un desastre financiero mundial, pues las compañías que salgan bien libradas una vez que ha pasado lo peor; habrán quedado muy fortalecidas y podrán ganar rápidamente una mejor posición en el mercado que los catapulte a tener mejores incrementos en su rentabilidad en los próximos diez años, esto debido a que algunos de sus competidores más cercanos no sobrevivirán y ahí es cuando se tiene que aprovechar la oportunidad para captar mayores negocios.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299