x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

5 errores que un jefe no debe cometer jamás

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Hoy necesitamos líderes, más que jefes. Para convertirte en uno, debes tener en cuenta acciones que son realmente nocivas para tu cargo.

Santiago, Chile.- Hablamos de jefes, pero en realidad nos referimos a líderes. Eso es lo que necesitan las empresas de hoy, en marketing, publicidad, creatividad o en cualquier rama de ésta o cualquier industria. La educación al alcance de todos, por medio de la globalización y sus ventajas, los descuentos en continuidad de estudios y los requerimientos del mundo actual nos obligan a conformar equipos de personas, más que simples trabajadores subordinados. Por ello, a la cabeza de esas agrupaciones y en pos de un buen rendimiento, debe haber más que un jefe, un líder y él o ella no deben cometer ciertos errores, bastante comunes por cierto.

Más notas relacionadas:

8 claves para lidiar con un jefe difícil 

Cómo convertirte en el mejor de los jefes

Jefe o líder

Sin embargo, existen ciertas costumbres casi ancestrales que los jefes suelen cometer y que se deben evitar a toda costa, si se quiere mantener un equipo cohesionado y exitoso.

No dividas, aglutina. Ponderar a un colaborador por sobre el otro, en forma constante, por mucho que sea de la preferencia de la autoridad, no debe ser algo manifiesto. Aún si el interés es que uno de ellos mejore su rendimiento, al igual que a los hijos, compararlos sólo generará rivalidad. Cada integrante de un equipo tiene habilidades con las que aporta al mismo y potenciarlas por parejo resulta ser la forma correcta. El equipo está formado por personas y cada una de ellas tiene ego y sentimientos. No olvidar.

Dar las mismas órdenes en paralelo. Pedir una misma acción a dos o más integrantes de un grupo, sin que ellos sepan, genera la sensación de pérdida de tiempo y desconfianza. Un persona puede pensar que si se le encargó la misma tarea a otro colaborador que a él o ella, es porque no existe la suficiente confianza en que podrá realizar el trabajo en forma correcta.

Pasar por sobre la autoridad de tu propio subordinado. Si tu subordinado es a la vez jefe de otro equipo, evita dar órdenes a su equipo en forma directa. El paso correcto es conversarlas con tu subordinado/a. De otra forma estarás restándole autoridad, lo que es malo para ese equipo, porque se sentirá acéfalo.

Ser inflexible. Estamos en tiempos en que la opinión de todos, puede ser más importante que la del jefe, aunque éste o ésta tengan más experiencia en el rubro. Escuchar y tomar decisiones tras una buena evaluación de las opiniones del grupo, es una buena práctica.

Ser muy flexible. En el otro extremo está la excesiva flexibilidad. Dejarse llevar por los cambios de ideas de los asesores o equipos colaboradores en forma habitual, puede mermar tu credibilidad. Si tienen razón, bien; pero si sabes que lo que estás haciendo, es correcto, sólo sigue tu intuición y apela a tu propia experiencia, aunque siempre escucha, porque cada integrante de tu equipo puede ser un aporte.

 

 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados

chromecast

Google usa a Netflix y YouTube para vender sus productos

Google está en un momento clave en diseño y a pesar de que cuenta con un departamento dedicado a ello, donde mexicanos como Alberto Villarreal se encuentran trabajando, la marca ha tenido que apostar por elementos básicos en sus nuevos productos