5 consejos para evitar el plagio intelectual

Internacional. Lamentablemente, en el 2014, el plagio intelectual sigue siendo una actividad frecuente en el desarrollo activo del marketing a nivel internacional. Ya sea en productos, logotipos, diseños característicos o eslogans, el robo de ideas es un mal que históricamente se mantiene dentro del desarrollo de las empresas. Para las personas que incurren en estas prácticas no existen soluciones, pero para las mentes creativas que lo padecen, hay estrategias para evitarlo a tiempo.

Más notas relacionadas:
Cuando México destaca, pero por plagios
7 casos de logotipos descaradamente plagiados
3 casos de plagios en Cannes

Ian Lurie, articulista de portent.com, comparte estos 5 puntos para evitar el plagio en cuestión de marketing. Algunos parecerán pasos básicos o terriblemente subjetivos, pero recordemos que más allá de revisar la base de datos de la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual) no existen más defensas en términos de las obras y de sus creadores.

1.- Usa Google

Para Ian no existe herramienta más básica que esta. El método es muy simple: si estás al frente de algún proyecto o si tienes dudas sobre la originalidad de un texto, foto o ilustración, copia y pega los datos en este buscador. Si la búsqueda arroja una gran cantidad de resultados, intenta añadir más datos. Si en la segunda búsqueda, Google sigue presentando un número importante de páginas, contacta al autor de la obra y pide una explicación.

2.-Usa la herramienta ‘Creative Commons’

Cada día es más frecuente el uso de las licencias Creative Commons en internet. A pesar de que las licencias originales conceden ciertos derechos de publicidad siempre y cuando se respete el copyright, algunas de las licencias más nuevas no conceden estos derechos. Una buena estrategia es localizar la base de datos para realizar una consulta.

3.-Lee y analiza a fondo las descripciones

A pesar de que existen algunos plagios descaradamente evidentes, en otros la identificación del robo requiere un análisis más sutil. En el caso de fotografías o diseños originales, se puede revisar la metadata con programas básicos 0 especializados como file viewer.

4.- Confía en tu instinto

En pocas palabras, y apelando al sentido común, Ian propone: “Si algo no parece o se siente bien, puede que simplemente no lo esté”.

5.-Brinda y solicita información clara de las personas

Siempre que ofrezcas tus servicios o los requieras de terceras personas (más en el caso de los freelance) solicita toda la información del autor de la obra. Si eres tú el que está ofreciendo sus servicios, no dejes lugar a dudas en cuanto a la originalidad de tus obras o ideas. Es mejor que las empresas posean tu información y referencias anteriores a que el prestigio se pierda en un abrir y cerrar de ojos.

Hay que recordar que estas medidas de protección personales no sirven de nada si no se fomenta una cultura de fortalecimiento y respeto por los derechos de autor y de propiedad intelectual. En este espíritu, motivar la libertad de creación, garantiza un ambiente de sana convivencia dentro de la industria a nivel internacional.