Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

4 cosas que te impiden vivir feliz

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on twitter
Dicen que ser feliz es una opción. Tomar riesgos, analizar el bagaje de creencias y elegir cambiar de historia es la pócima perfecta para sentirse bien.

Santiago, Chile- A raíz del artículo sobre fórmulas de quienes alcanzan el éxito, por Manuel Sebreros, comencé a preguntarme qué es el éxito para mí. ¿Será lo mismo para todo el mundo? Claramente no es así, porque si lo fuera, es probable que aún hubiese más guerras porque todos aspiraríamos a lo mismo y cualquiera que sea ese concepto de “mismo”, sería un bien escaso. Entonces pensé en la felicidad y como ésta depende de las expectativas de cada uno, pero tiene un factor común para llegar a ella me detuve ahí. Y me encontré con 4 cosas que nos impiden ser felices. Las comparto contigo.

Ideas pre-concebidas. Pensar que algo es de manera determinada, por lo general suele conducirnos a una desilusión y aunque en realidad la sorpresa sea buena, nuestra mente le dará una vuelta a la pregunta “¿dónde estará la trampa?, porque el ego (YO) no acepta que cambien sus esquemas. Dejar de tener expectativas sobre las cosas y dejar que la vida nos llegue sin más, puede ser un buen paso hacia la felicidad.

Las convenciones. Cada vez más, me doy cuenta de que las sociedades han impuesto reglas para que algunos puedan conducir sin problemas a otros y de paso evitar la creatividad (el pensamiento y la creación suelen ser peligrosos para el poder). Ojo, no hablo de un tema político, sino de un aspecto práctico. Esto sucede en todos lados, partiendo por la familia y la rebeldía juvenil se termina, con la comodidad y la rutina, que pronto se apoderan de la vida del adulto que ya no está en edad de “investigar el mundo”. Si fuésemos capaces de arriesgar lo convencional y probáramos algunos sueños antiguos, de seguro nos sentiríamos mucho más felices.

Autoestima. Si sientes que estás atrapado, que no puedes hacer y/o ser algo más de lo que estás haciendo o siendo, es probable que tu autoestima esté a nivel de suelo. Y eso genera miedo.

El miedo. Miedo a perder el trabajo, a estar solos, a perder a la pareja, a enfrentar el fracaso, a que no nos consideren seres valiosos, a que nos marginen, miedos. Vivimos aterrados por todo, precisamente porque nuestra historia se compone de ideas pre- concebidas y de convenciones que minimizan nuestra autoestima y no nos permiten hacer cambios para sentirnos más felices.

Podemos tener millones de cosas (todo lo que imaginas), pero si estamos atados al “deber ser”, a lo que los demás esperan de nosotros y dejamos de lado lo que realmente queremos ser y hacer, la felicidad está cada vez más lejana. A lo mejor pienses que es una reflexión obvia, pero si ésta enciende la luz en una sola persona, será más que eso, porque lo sabemos “el que no se arriesga, no cruza el río”. Ser feliz es una opción, dicen.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados