3 consejos que te ayudan a ser disciplinado en el área de marketing

Siempre he admirado a los japoneses por muchas cosas sobre todo por su honradez y su estilo de vida, por eso esta semana quiero abordar el tema de la importancia de la disciplina en la vida profesional de un mercadólogo y hacer una comparación con los japoneses para aprenderles algo en el tema de disciplina y hábitos.

Sin duda alguna está comprobado que el ser disciplinados es la base para lograr las metas y por consiguiente ser más productivo. Los hábitos nos ayudan a ser disciplinados y productivos, pero ¿cómo lograr tener un hábito y cómo ser disciplinado? ¿Cómo aplicarlo al marketing?

Empecemos entonces por los hábitos; revisando varios estudios a nivel mundial me llamó la atención un estudio británico” llevado a cabo en el University College de Londres ha demostrado que hacen falta 66 días para que se cree un hábito y pueda mantenerse durante año” entonces no es tan sencillo como parece.

Según los expertos se pasa por cuatro etapas para formar una nueva rutina o hábito; “Primero, deben tener la intención de formar un hábito; segundo, contar con los recursos y habilidades necesarias para que estas actúen sobre sus intenciones; y tercero, repetir la acción en un nivel consistente”, señala Benjamin Gardner, profesor de Psicología en el King’s College de Londres. “La cuarta y última etapa requiere que las personas permanezcan motivadas el tiempo suficiente para formar el hábito”.

Ahora hablando de la cultura japonesa y comparándola en el ámbito del marketing leí un artículo de Yokoi Kenji hijo de padre japonés y madre colombiana en el cual nos da tres consejos para ser disciplinado:

1.- La organización:
Los japoneses son muy organizados, siempre tienen un lugar específico para todo, para los zapatos, las llaves, Yokoi dice que bautizan los lugares y los usan siempre para guardar ciertos objetos, los latinos perdemos las llaves por que no siempre las ponemos en el mismo lugar… retomando el tema con la mercadotecnia es muy importante la organización en nuestro lugar de trabajo, así como también la organización en base a las métricas ya que hoy en día los mercadólogos manejamos tantas métricas que si no las organizamos con base en prioridades podemos perder el enfoque del negocio, definamos las métricas que tenemos que revisar todos los días y las métricas que se revisen cada mes, etc…

2.- La limpieza:
La eliminación de cosas, los japoneses hacen limpieza no en el sentido de suciedad si no de acumular cosas, por ejemplo: si tienes en tu closet una camisa que no has usado en 6 meses ya sácala ya no la vas a usar, en marketing pasa igual por ejemplo muchas veces seguimos usando las mismas plataformas o los mismos modelos creativos para generar ideas y eso no nos ayuda a salirnos de la caja y pensar diferente porque estamos en nuestra zona de confort, hagamos limpieza.

3.- Puntualidad:
Ser puntuales en lo que decimos, en Japón no entienden que les llames por el celular y les digas que en un segundo llegas porque ellos lo entienden literalmente y voltean para ver dónde vienes llegando. Los latinos no somos puntuales ni en cuestión de tiempo ni en cuestión de acuerdos, por ejemplo: en el ámbito del marketing los acuerdos a los que lleguemos con los equipos de ventas son acuerdos que se deben de cumplir y ser muy puntuales en ¿cómo cuándo y cuánto? para que la credibilidad del equipo siempre se mantenga fuerte.

No nos hacemos disciplinados de la noche a la mañana, pero si logramos integrar
estos tres consejos, ser organizados, eliminar lo que no nos sirve y ser puntuales
lograremos crear hábitos que nos hagan ser más competitivos.

¿Y tú qué haces para ser disciplinado?