2 comerciales diferentes

Santiago, Chile.- Todos los días aprendemos algo nuevo si estamos atentos. Aprendemos de lo sutil, de lo burdo, de lo ingenioso, de lo actual, de lo antiguo, de lo bueno y hasta de lo malo.  Por eso es siempre grato estar atentos a lo que están haciendo los demás, no con el afán de repetir éxitos sino de dimensionar opciones y horizontes.

Aquí les presentamos dos comerciales internacionales de estos últimos días, los cuales siguen ampliando nuestro panorama de lo que la simpleza y la cotidianeidad pueden aportarnos a la hora de armar una campaña. Sí, porque a veces olvidamos que los detalles más simples son los que más nos llegan en términos emocionales y la emoción, para el marketing y la publicidad, es su mejor aliada.

El primero consta sólo de una imagen impresionante que va creciendo, una tormenta de arena que se alza frente a nosotros, mientras el locutor señala que para esta pieza audiovisual no fue necesario conseguir grandes guionistas, ni hacer un casting, la naturaleza lo proveyó todo. “En un mundo donde el Photoshop y el CGI consigue la atención de nuestros ojos, esta campaña fue creada para demostrar que la naturaleza no necesita efectos especiales para quitar el aliento. Los momentos capturados fueron elegidos porque son inesperados, originales y hermosos” dice la descripción del video.

Realizado por DDB Paris para National Geografic. Simple y genial.

El segundo es un comercial realizado para Subaru por Carmichael Lynch, con el concepto de “Hagámoslo” (Let’s do that), idea que pasa de la teoría a la práctica a cargo de una pareja conduciendo un Subaru.  Un comercial diferente, que comienza a mover al público superando las 8 mil visitas en un par de días.