10 recomendaciones para ser periodista freelance en México

Ser periodista freelance en México no siempre es fácil, sobre todo en los tiempos actuales, donde no solo ha aumentado la competencia entre colegas independientes, sino que el dinero no fluye como en otras épocas.

El freelance, como figura, se refiere a una persona que trabaja de forma independiente, o bien, se dedica a realizar trabajos de manera autónoma que le permite tanto generar ingresos como desenvolverse en su profesión, o bien, en algún servicio específico que demande el mercado.

Un freelance administra su tiempo de manera libre, con base en sus necesidades, y claro está, la de sus clientes. Por lo regular, aunque hay excepciones por supuesto, el trabajador freelance no asiste a una oficina ni cumple un horario fijo; además tiene la autonomía de manejar su agenda según su criterio y carga de trabajo.

Ser mi propio jefe

En una encuesta realizada a 500 freelancers en México por PayPal, se destacan como los principales atractivos de esta forma de trabajo: 1) ser su propio jefe, 2) laborar desde cualquier lugar, 3) tener mayor flexibilidad de horarios, 3) ganar más dinero, 4) elegir el trabajo que disfrutan y para quien trabajar, 5) hacer menores tiempos de traslado, 6) no tener políticas o reglas de oficina, 7) trabajar con distintos clientes.

Según el Reporte de Trabajo Independiente y Emprendimiento 2018, publicado por Workana -plataforma para la contratación de freelancers de la región-, justo es la micro, pequeña y mediana empresa (MiPymes) las que mayor cantidad de trabajadores independientes incorporan a sus equipos (90%), pero en el último lustro se ha notado un creciente interés de contratación de parte de las grandes empresas, para realizar tareas puntuales en su negocio.

Las categorías más contratadas por las empresas son: Diseño y Multimedios, 37%: IT y Programación, 28%; y Traducción y Creación de Contenidos, 16%. “Todas ellas son áreas relacionadas con presencia de marca online, innovación en procesos e incorporación de las nuevas tecnologías y plataformas virtuales para acercarse a sus clientes”, advirtió Workana en un comunicado.

¿Con contrato o sin él?

En México suele ser raro que el freelance tenga un contrato por sus servicios, porque los acuerdos suelen ser más de palabra; sin embargo, en otras latitudes esto es más normal, como en Estados Unidos, donde por lo regular se aclara el tiempo que trabajará para su empleador, los términos y condiciones, además de montos y formas de pago.

A lo largo del continente latinoamericano, la figura del freelance se define legalmente con la denominación de trabajador autónomo, por cuenta propia, contratista independiente o consultor.

He aquí 10 consejos que te ayudarán a sortear de mejor forma esta modalidad de trabajo, si eres periodista independiente:

  1. Infórmate de todo desde el principio: pregunta todo, desde a quiénes tendrás que reportar, fechas entrega, forma de trabajo, extensión del texto, si existe un Manual de Estilo, horarios de oficina para mantener la comunicación, etcétera. Mucho cuidado: si tu cliente te advierte que el pago de tu trabajo dependerá de si le gusta o no, piénsalo dos o tres veces antes de aceptar. Hay algunas editoriales que aprovechan esto para no pagarte, aunque al final publiquen el texto con algunos cambios… Recuerda que siempre hay pillos y no todo mundo actúa de buena fe.
  2. Pregunta cuánto cobrarás por tu colaboración: aunque pienses que no es el mejor momento o sientas pena por ello, lo mejor es preguntar desde el inicio cuánto cobrarás por tu colaboración y tiempos de pago una vez entregado el trabajo.
  3. Comprométete y siempre realiza tu mejor esfuerzo: hay veces que por tener muchas colaboraciones de distintos clientes a tu cargo, te puede pasar por la mente sacar rápido el trabajo, no siempre con la mejor calidad… Olvídalo, esta política siempre actuará en tu contra.
  4. Administra tu tiempo: ser colaborador freelance demanda una alta disciplina de tu parte. Muchos añoran tener un trabajo que les permita manejar su agenda y “trabajar en pijama”, pero esto no siempre es fácil, porque tendrás que ponerte estrictos horarios de trabajo, de descanso, de convivencia en familia, etcétera.
  5. Haz lo correcto aunque nadie te vigile. Para quien está acostumbrado a estar en oficina y tener al jefe encima, suele ser muy difícil adaptarse a un trabajo freelance, pero el éxito de este tipo de trabajo justo es hacer lo correcto en todo momento, aunque nadie te esté vigilando.
  6. Entrega en las fechas programadas: si se te dificulta entregar a tiempo por alguna razón, como suele ocurrir cuando nos encargan realizar entrevistas a directivos de empresas o funcionarios, por ejemplo, lo mejor es llamar y explicar a tu cliente para tomar alguna medida antes de que te tachen de impuntual o irresponsable.
  7. No solo importan los tiempos, también las formas: entrega en la forma que se te solicita. Si te piden entregar un texto de 1,000 palabras y la entregas de 1,500, o peor, de 2,000 eso no solo despertará el enojo de tu editor, sino que seguramente se te cerrarán las puertas de ese y otros lugares. También es fundamental que siempre cites fuentes de información, para no caer en problemas de piratería o en llamados de atención de tus editores.
  8. Solicita retroalimentación constante de tu cliente: esto es muy importante para saber cómo perciben tu trabajo y si hay áreas de oportunidad, aprovéchalas. Al trabajar con editores, esto será difícil, pues ya tienen suficiente trabajo como para estar haciendo trabajo extra con comentarios sobre tu trabajo, pero cuando puedas preguntar, hazlo.
  9. Mantén una buena relación en todo momento: puede parecer obvia esta recomendación, pero a veces se nos olvida y podemos entrar en fricciones innecesarias. La verdad es que no solo tu editor es importante, también el administrador de la empresa o la persona que realiza tus pagos es alguien fundamental en tu trabajo, así que cuida la relación.
  10. Adminístrate estrictamente: lleva una relación mensual de tus trabajos realizados, formas y tiempos de pago, con el fin de que sepas siempre cuándo y cuánto percibirás para programar tus gastos. Al terminar tu trabajo, envía tu recibo o factura y confirma de recibido. También, es importante llevar tu contabilidad de forma transparente -si es necesario con el apoyo de un contador profesional-, y por supuesto, pagar tus impuestos a tiempo, lo que te permitirá dormir tranquilo.

loading...