10 actitudes negativas que frenan la creatividad en el marketing y publicidad

  • Por actitud negativa podemos entender toda reacción agresiva, indiferente, indolente o contraria al interés colectivo.

  • Necesitas enfrentarte contigo mismo, con tus deseos y miedos y determinar si estás en donde quieres estar.

  • Nuestra recomendación es que busques la manera de erradicarlas, muchas veces esto es posible con ayuda profesional psicológica.

Dicen que el éxito es también cuestión de actitud y si las actitudes que se expresan son más bien negativas con respecto al trato con clientes y con superiores, así como el desempeño propio de tu profesión, es probable que no alcances el éxito que esperas.

Por actitud negativa podemos entender toda reacción agresiva, indiferente, indolente o contraria al interés colectivo y este tipo de expresiones ponen en peligro el éxito de los proyectos de los que puedas formar parte.

Algunas de estas actitudes negativas se enumeran a continuación, nuestra recomendación es que busques la manera de erradicarlas, muchas veces esto es posible con ayuda profesional psicológica o con motivación.

  1. Hablarse a sí mismo demanera agresiva

Si resulta doloroso que alguien ajeno te insulte, imagínate lo que representa para tu propio crecimiento que tú dediques esta clase de lenguaje hacia ti  mismo. 

  1. Ser pesimista 

La máxima que dice que es mejor ver el vaso medio lleno que medio vacío es aplicable también al camino profesional. La actitud derrotista no ayuda para tu desempeño profesional y para algunos, este tipo de acciones representan una manera de boicotearse uno mismo.   

  1. Tener mala actitud

Todo buen trato genera buenas actitudes. Aprende pedir las cosas de buena manera y saber conducirte con respeto. Con ello garantizas un trabajo creativo en armonía y, por lo tanto, con los resultados esperados.

  1. No hacer equipo

Estás obligado a desarrollar la capacidad de relacionarte con los demás para cumplir con los objetivos planteados. Es una habilidad que vale mucho la pena desarrollar.

5. Compararse siempre con los demás

Si ben es importante que estés al tanto de lo que tus colegas desarrollen, también es verdad que tú no eres ellos y que tu trabajo no puede ser igual que el que otras personas desarrollan. Siempre habrá gente con mayores aptitudes y aunque es bueno seguir su ejemplo, es mejor que sepas desarrollarte a través de tu propio camino.

  1. No intentarlo

Otro factor determinante es la toma de decisión que debes saber desarrollar. Si no intentas, nunca sabrás si eras capaz de lograr el éxito .

  1. No cuidar tu trabajo

La presentación, la limpieza en la entrega, el cuidado con los detalles de formato y demás aspectos son muy importantes al momento de hacer cualquier presentación o entrega, no lo olvides nunca.

8. Culpar a los demás de tus problemas

Nadie más que tú tiene la responsabilidad de ejecutar el trabajo y cumplir con las responsabilidades adquiridas. Por más que tengamos que relacionarnos con los demás para hacer un buen trabajo, eres tú quien va a responder por ti y nadie más.

9. Criticar y señalar a los demás

Mejor dedícate a tus asuntos antes de generar conflictos y señalar los errores de los demás, recuerda que eso puede ocurrirte a ti también y no es nada grato ser el centro de la polémica

10. Estar donde no quieres estar

Por múltiples razones, es probable que el espacio de trabajo en el que estás inmerso no sea el que has buscado. Necesitas enfrentarte contigo mismo, con tus deseos y miedos y determinar si estás en donde quieres estar, si no es el caso, es mejor que sigas la búsqueda de tu felicidad.