x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Yo siento, tú sientes, WhatsApp también

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
La evolución de los saludos navideños nos lleva directamente a la aplicación. Las marcas no debieran abusar de ellos.

Santiago, Chile.- Nada mejor que evaluar el paso del tiempo en estas fechas. Querámoslo o no, cuando se acerca fin de año, cada uno de nosotros se toma algunos segundos para recordar o despedir momentos importantes en todo ámbito. Que si fue un buen año en el amor, en lo profesional o en todo en general. En ese contexto, revisar el pasado de los mensajes navideños, puede ser curioso.

¿Te acuerdas cuando personas y empresas se esmeraban por enviar tarjetas de navidad? Entonces, quien recibía más de ellas, se consideraba a lo menos, alguien exitoso. Luego, con la llegada de Internet, aparecieron las tarjetas virtuales y el culto al papel comenzó a decaer. Hoy, los sentimientos se ventilan en Facebook, los saludos se viralizan y, por supuesto, nuestro gran aliado para mensajes directos es Whatsapp.

La aplicación del globo verde es, ahora, tan necesaria como un teléfono y su utilidad va más allá de la entrega de información. El sólo uso de los emoticones dice mucho en un mensaje y tanto saludos navideños, como de cualquier tipo – especialmente emocionales- son esperados con ansias por millones de usuarios. Es que yo siento, tú sientes y WhatsApp también pareciera sentir o al menos transmitir parte de las emociones del mundo.

Por lo anterior, cuando me llegó un mensaje de Feliz Navidad de una empresa, me confundió. Claro, la aplicación es algo que me acerca a mis seres queridos y la intrusión en el sistema, de un ente desconocido, no me gustó. ¿Por qué lo comento? Porque no todas las aplicaciones o plataformas son buenas herramientas para las marcas. Cuando se traspasa el límite de la privacidad de las personas, el campo de cercanía, la empresa puede perder un espacio importante en la mente del consumidor.

Quizás sea muy extremo lo que pienso, pero creo que las marcas debieran considerarse algo así como los vampiros de las películas, lo que quiere decir que para entrar en la casa de alguien- en su espacio virtual privado- sólo pueden hacerlo tras una invitación. El resto, es puro riesgo.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados