Seth Godin: ¿Ya tienes una estrategia de medios? (Deberías)

Seth GodinPor Seth Godin

Hace veinte años, sólo grandes compañías y estrellas de televisión se preocupaban por su imagen mediática.

Oprah estaba en televisión, luego llegó a la radio. Dos canales. Luego una revista.

Pepsi comenzó a dominar la televisión con sus mensajes, anuncios exteriores y máquinas vending. En los periódicos no tanto. El medio de comunicación que eligieras para esparcir tu mensaje importaba. De hecho podía modificar lo que hacías y cómo lo hacías (haz una pausa y considéralo… Los canales de comunicación frecuentemente dirigieron el producto, el precio y la distribución de éste).

Hoy, por supuesto, cualquiera tiene acceso a algún canal de comunicación. Puedes crear una serie de videos en YouTube o tener un blog. Puedes tener un twittero de tiempo completo o estar al frente de alguna tribu importante por Facebook.

Más difícil de llevar con esta idea es que el medio de comunicación que elijas cambia quién eres y lo que haces. Tom Peters imparte al menos cien discursos al año en todo el mundo por una suma considerable de dinero (y bien ganada). Pero este canal, este lugar donde él puede divulgar sus mensaje, determina lo que hace el día entero, influye en su ritmo de trabajo diario y determina sus decisiones.

Oprah vive una vida que gira en torno a un espectáculo de televisión a diario. Claro que podría ser difícil para ella escribir un libro… esa es una forma de vida que otro medio te proporciona. El Twitter no está en su religión porque demanda una plantilla y una perspectiva distinta a la que hoy tiene.

Esto aplica aún a los desconocidos, gente con trabajo, emprendedores, a quienes buscan empleo. Ya todos difundimos nuestras ideas, aunque sea un poco, y el medio que elijas también cambiará tus ideas. Si sólo prestas atención al mundo cuando necesitas un nuevo trabajo (tu medio son los hechos y tu mensaje es el currículum vitae) el día será diferente a cuando eres algún líder que participa en organizaciones o imparte discursos alrededor todo el tiempo.

Llevamos un largo camino de un trabajador que sólo lleva dos canales (un currículum y unas pocas referencias), pero ya tenemos la opción de elegir al menos una docena de formas importantes para difundir nuestras ideas. Adaptarse o morir.