Vivo y TIM compartirán redes 4G: podrían marcar el estándar del modelo 5G

Brasil. El elevadísimo costo de la red 5G puede hacer que las operadoras apelen a la estrategia de compartir infraestructura. Interesante antecedente con Telefónica (Vivo) y TIM (Telecom).

Bigstock
  • Desarrollar redes de telefonía 5G demandará miles de millones de inversión.

  • Esto puede llevar a las operadoras a compartir costos mediante acuerdos de instalación y utilización.

  • En Brasil hay un interesante ejemplo de colaboración entre dos marcas rivales: Vivo y TIM.

La unidad de Vivo (Telefónica) y TIM (Telecom) iniciaron discusiones sobre el intercambio de infraestructura relacionada con la entrega de servicios 2G y 4G. La idea hacia el interior de ambos operadores es reducir los costos operativos, cada vez más elevados.

La novedad podría ser el modelo a seguir en la próxima aplicación de los servicios 5G, cuya extensión avanza muy lento en todo el mundo debido, justamente, al elevado precio de la implementación.

El anuncio fue materializado esta semana por ambas empresas con sede en Brasil. La filial de Telecom Italia en Brasil (dueña de la marca TIM) dijo que los dos operadores avanzarán en un acuerdo para compartir “los activos 2G en un ‘modelo de red’ junto con los acuerdos relacionados con la infraestructura que proporciona 4G en la banda de 700MHz en áreas urbanas con menos de 30.000 habitantes”, publicó MWL.

Ambas empresas dijeron que luego de esta fase inicial, el mismo modelo de cooperación podría extenderse a urbes de mayor tamaño e incorporar servicios utilizando otras frecuencias y otras tecnologías (como la 5G).

No es novedad que en Brasil se comparta la infraestructura.

Desde hace más de cuatro años se conocen acuerdos entre operadores para compartir infraestructura bajo diferentes modelos y sobre distintas bandas de espectro. Esos acuerdos ahora están siendo renovados y ampliados”, publicó Telesemana. El mismo medio también menciona una “posible y esperada fusión” entre ambos operadores.

Imagen: informazione.it

El acuerdo, una vez formalizado con todos los detalles, deberá ser aprobado por los reguladores brasileños.

El problema es que Vivo y TIM tienen gran parte del market share entre los operadores en Brasil. Vivo tiene el 32% y TIM el 24%. El resto se reparte entre la mexicana Claro y Oi.