Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Violencia mediática en bioserie de Vicente Fernández

La bioserie de Vicente Fernández perpetua la violencia de género y estereotipos sexistas de mujeres y actualmente, Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia reconoce el acto como violencia mediática.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Televisa bioserie Vicente Fernández
  • Televisa-Univisión no tiene los derechos de vida de Vicente Fernández y justifica el lanzamiento de la bioserie con un libro biográfico.

  • Pese a la controversia que representó a nivel nacional, la empresa no dudo en lanzar la producción en México y EU.

  • Ahora, por violencia mediática y perpetuación de estereotipos, la familia busca el recurso legal para interrumpir el contenido.

En mayo, Televisa-Univisión estrenó la bioserie de Vicente Fernández y la familia del fallecido cantante emprendió una controversial batalla por el uso de la imagen. Ello, a pesar de que el rodaje de la producción se justificara en estar basada en la biografía de “El último rey: la biografía no autorizada de Vicente Fernández”, escrita por Olga Wornat. La transmisión no fue interrumpida y durante su estreno logró captar la atención de 29 millones de televidentes; no obstante, dentro de sus guiones utilizan un lenguaje denigrante que perpetua la violencia de género y estereotipos, el cual podría violar la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia en el apartado que refiere a la violencia mediática. 

Desde el anuncio de la bioserie se ha visto envuelta en controversias y el reclamo a Televisa-Univision por parte de la familia fue el robo de la imagen de “El Charro de Huentitán”.

A meses de estrenada la producción pareciera que las demandas impuestas por el abogado de la familia Fernández, Marco del Toro, en la Ciudad de México y Guadalajara solo han servido como publicidad gratuita para aumentar el interés de las audiencias.

Hasta ahora, la serie no ha parado y el abogado busca nuevas formas de detener a la empresa más vista de México, fundada por Emilio Azcárraga, la cual aumentó su posicionamiento integrándose al mercado de Univisión.

Y es que para marzo de 2022, ambas marcas se integraron y se le brindó la posibilidad a Televisa de acceder 62 por ciento de la audiencia en horario estelar de la televisión en español en Estados Unidos entre adultos de 18 a 49 años, sumado al 63 y 73 por ciento que tienen los tres principales programas transmitidos por Televisa en México.

Hoy por la mañana, el abogado de la familia Fernández hizo de conocimiento público que el 6 de mayo interpuso una denuncia contra la Televisa-Univisión, ya que la interpretación de Refugio Abarca o “Cuquita”, viuda de Vicente Fernández, en la bioserie se le cosifica como una “mujer sumisa con estereotipos machistas”.

Violencia mediática en Televisa-Univisión

La producción transgrede la Ley General de Acceso de la Mujeres a una Vida Libre de Violencia con bioserie de Vicente Fernández

Según cifras de Nielsen IBOPE México, desde el inicio de las transmisiones de la bioserie acumuló una audiencia de más de 33 millones de personas y la colocó como la emisión más vista en su horario; en Estados Unidos, la producción de Juan Osorio es el programa más visto en Univisión y un millón 500 mil de televidentes latinos ponen atención.

Un común denominador en las producciones de televisión y publicitarias es la presentación de la mujer con imágenes estereotipadas. En México, hasta 2019, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) identificó 10, entre los que se encuentran: ama de casa, superwoman, mujer dependiente, mujer en puestos de baja responsabilidad, mujer que determina su personalidad con base en sus emociones, cuerpo como origen del deseo y con imperfecciones a corregir, débil y con padecimiento y las niñas reproduciendo dichos roles.

En el caso de la bioserie “El último rey: El hijo del pueblo”, la viuda de Fernández aparece como “una persona que no tenía voz, que era un cero a la izquierda”, acusó el abogado.

Y aunque anteriormente, las acciones de violencia mediática pasaban por los medios de comunicación desapercibidos y estaban normalizados, el primero de junio de 2021 se adicionaron disposiciones a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y al Código Penal Federal y entre ellas la violencia mediática quedó definida en el Artículo 20 Quinquies en el Título II de la Ley “Modalidades de violencia”.

Si bien, las modificaciones fueron históricas para castigar la violencia digital y el uso de las tecnologías de la información, con la mejor conocida Ley Olimpia; también supuso un freno para aquellos medios de comunicación que realizan apologías de violencia contra las mujeres y promueva estereotipos sexistas.

Violencia mediática es todo acto a través de cualquier medio de comunicación, que de manera directa o indirecta promueve estereotipos sexistas, haga apología de la violencia contra las mujeres y las niñas, produzca o permita la producción y difusión de discurso de odio sexista, discriminación de género o desigualdad entre mujeres y hombres, que cause daño a las mujeres y niñas de tipo psicológico, sexual, físico, económico, patrimonial o feminicida”, dice la Ley. 

Y es que algo que nos ha enseñado la historia es que los medios de comunicación tienen el poder para reforzar los roles de genero impuestos por la sociedad para limitar y definir el actuar de las mujeres en sociedad.

Midiendo su impacto como constructores de realidad, la Ley establece que la violencia mediática se ejerce cuando los medios difunden contenidos que dañan el desarrollo de mujeres y niñas y atentan contra la igualdad.

La sanción por parte de las autoridades será “interrupción, bloqueo, destrucción o eliminación de imágenes, audios o videos relacionados con la investigación”.

Con lo anterior, queda claro que la familia del actor finado busca eliminar el contenido, ya sea por uso de la imagen, el derecho al uso exclusivo del nombre artístico, derechos de vida o por medio de la violación a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.

 

 

 

Leer más: 

Otros artículos exclusivos para suscriptores