Viejo Twitter, Nuevo Twitter, Mismo Twitter

Por Luis Miguel Martínez
[email protected]
@lmuia

Todo proceso de innovación lleva consigo un proceso de cambio. Que junto a las tres C /* calidad, conocimiento y creatividad */ integran ciclos de desarrollo organizacional. Al conformarse una sociedad más compleja, estos procesos de innovación se convierten en una fuerza sustantiva de la empresa. Y es aquí donde el Marketing juega un papel fundamental ya que se constituye como un área de oportunidades y competencias para el manejo de la innovación y el cambio organizacional.

Recientemente, Twitter anunció los cambios más importantes en el diseño de su interfaz de usuario en años. Desde su presentación, la percepción general del producto oscila entre el amor y el odio, entre lo disruptivo y la revolución; y a “rio revuelto” los clientes externos hacen su agosto /* aunque estamos en pleno otoño */. Hootsuite reporta un cambio porcentual en el tráfico de 28 por ciento y de alcance de 48.3 por ciento en los últimos tres meses, mientras que Tweetdeck 15 por ciento a la alza en tráfico y 12 por ciento en usuarios en el mismo período. Por otra parte, Twitter.com sólo ha crecido en el rubro de usuarios 16.67 por ciento. Pese a todo, Alexa.com reporta que Twitter es el noveno sitio con más tráfico en Internet. Cabe recordar que el top 5 en Internet son Google, Facebook, YouTube, Yahoo! y Windows Live.


Reemplazar la interfaz de usuario en un producto de software es equivalante a cambiar los colores y formas de cualquier electrodoméstrico; o cambiar la forma o estética de un automóvil. Se requieren cambios en los flujos de trabajo que toman un lapso considerable. Por esto, estimo que el cambio en la interfaz tendría al menos 6 meses preparándose. El mercado se enriquece de estos cambios regulares, resultado de la innovación. Sin embargo, los usuarios que forman el mercado, a veces suelen ser reacios a cambiar sus formas de hacer o de ver. Habitualmente, las empresas hacen cambios de forma disruptiva /* de la noche a la mañana */, sin embargo otras buscan cambios paulatinos. Ambas son usadas e incluso muchas veces se primero paulatinamente para sensar el mercado y súbitamente llega el cambio drástico.

La primera impresión es que el Twitter viejo /* que casi es el mismo que el nuevo */ era más compacto que su sucesor. Parece que el espacio se desperdició, sin embargo ese “choque estético” comienza a diluirse cuando se ven las nuevas funcionalidades. Las que vemos aparecer paulatinamente. Twitter se autopromociona como Embedded media, infinite scroll, new architecture and so much more /* medios embebidos, scroll infinito, nueva arquitectura y mucho más */. Si fuera automóvil, tendría muchos gadgets, rendimiento infinito, nuevas sensaciones, y “mucho más” … tal como las promesas de las eternas Beta Version /* como Gmail */. Incluso se antoja díficil comprar un automóvil en versión Beta.

Algunos cambios que se incluyen en esta versión son: el cambio a una diagramación de 3 columnas, la ventana de “What’s Happening?” deja el botón Tweet y se activa con el “Retorno de Carro /* CR = Carriage Return … como #maquinaDeEscribir */ “. Una de las pocas nuevas funcionalidades es el uso de overlays o capas con cajas de texto que aparecen sobre el texto del timeline. Una de las nuevas funcionalidades es la integración con servicios externos como Flickr! y los sitios de fotos como en los clientes de Yoono y Tweetdeck. Otra funcionalidad son los shortcuts o teclas rápidas como el t para retweet y m para mensaje directo. Para mi, la limpieza del área de mensajes me gusta, una vez que deja su posición lateral y pasa a la superior. Te da un contador de DMs por usuario y los acomoda en órden cronológico inverso /* tal como un blog */.

Es evidente que el manejo del cambio es una competencia a desarrollar en todos los usuarios ya que no es un concepto aislado del producto ni surge por arte de magia. Para la organización o empresa, deberá ser un componente esencial de su evolución como negocio y como prestador de servicios. El rediseño de Twitter es un cambio de carrocería, pura estética y poca funcionalidad. Incluso, muchos de los cambios están inspirados en otros sitios. Sin embargo, este rediseño ha ocasionado que algunos usuarios gestionen su uso a través de Tweetdeck o Hootsuite. Tal vez Mashable tenga razón en llamar a gran cambio como la “Facebookificación de Twitter”.

No te desconectes y disfruta de una buena lectura de la libreria del “Menos Face y más Book”.

Proceso del cambio

Sobre el autor
Luis Miguel Martínez es académico e investigador en la Universidad Iberoamericana. Diseña estaciones de radio, dispositivos electrónicos y sistemas de medición industrial; estudia el impacto de la tecnología en nuestra sociedad e investiga sobre las redes sociales y sus aplicaciones. Es escritor de libros y artículos. Es fiel creyente en el desarrollo en comunidad y el código abierto.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299