Usan youtubers para viralizar hashtags infames

Imagen: Bigstock

Internacional.- ¿Una pelea entre youtubers? ¿Lo dijo Rubius? ¿Una estúpida broma? Es difícil saber cómo nacen hastags como “Mujer violada es una mujer feliz”; lo cierto es que, como ya ha pasado en otras ocasiones, TT ofensivos se viralizan mucho más rápido que la reacción de Twitter para frenarlos.

Este fin de semana, en diferentes países de Latinoamérica (especialmente en Colombia), se viralizó uno de los hashtags más ofensivos e infames de los últimos tiempos: “Mujer violada es una mujer feliz”. En cuestión de minutos, una frase que avergüenza sólo de pronunciarla se propagó por Twitter y alcanzó las primeras posiciones del listado de tendencias de la red.

Ante esto, distintos usuarios pidieron que Twitter reaccione y la quite de las tendencias, para evitar su mayor vilarización. El problema es que muchos lo hacían escribiendo el mismo hashtag, lo que no hacía otra cosa que posicionarlo mejor aún.

La estrategia de los usuarios que mejor conocen cómo funciona el tema de los TT, fue exigirle a Twitter Latinoamérica y Twitter en Español, pero a través de capturas de pantalla, sin colocar el indignante hashtag en el cuerpo del texto del mensaje. También enviaron mensajes privados. Sin embargo, ambas cuentas estaban más preocupadas por promocionar el programa de TV “Dueños de la Cocina” y sólo informaban de eso.

Pasadas algunas horas, Twitter lo solucionó. Pero demoró lo suficiente como para que la tendencia se hiciera viral y millones tuvieran acceso a un hashtag que, como muchos otros, sólo logra bajar a niveles mínimos la valoración de la red social.

twitter
Captura de pantalla de Mauricio Jaramillo (@MauricioJaramil), uno de los que motorizó la protesta.

En la red, las críticas fueron muchas:

La estrategia, usar youtubers

Al comienzo, el hashtag se vializó a partir de culpar al famoso Youtuber El Rubius de haberlo pronunciado por primera vez. Sin embargo, al parecer, sólo utilizaron su nombre y capturas falsas para lograr, a través de sus millones de fans (sólo en Twitter tiene 5,8 M), conseguir el objetivo de instalar el hashtag entre los TT. Ésa es una de las tácticas más usadas por inescrupulosos que se valen de este tipo de influencers para “hacerles decir” cosas que no dijeron.

Moraleja

En marketing digital y manejo de redes sociales, esto nos deja varias enseñanzas.

Primero: si se quiere denunciar un hashtag, nunca lo utilices para pedir a Twitter que lo baje. Si lo escribes, sólo logras viralizarlo aún más. El consejo sería, hacer una captura de pantalla y enviársela a Twitter.

Segundo: Si eres quien maneja el marketing digital de una marca ¿qué se puede hacer? ¿Conviene involucrarse en este tipo de cosas? ¿o es mejor permanecer al margen? Algunos sostienen que hay que ignorarlas, porque mientras más se habla, mayor visibilidad logran. Analizan que las marcas pueden salir perjudicadas al intentar frenar este tipo de TT agresivos.

Otros, por el contrario, ven en una acción proactiva una oportunidad. Entienden que las marcas deberían estar atentas a estas cosas y ubicarse en el centro de la escena, buscando purgar la red de este tipo de agresiones. Creen que lograrán que las quejas lleguen más rápido a los responsables de la red y, a la vez, generará empatía con los usuarios/clientes.