Para nadie es un secreto que el desempleo se ha convertido en uno de los daños colaterales más destacados de esta crisis sanitaria y lo que sucede ahora con Harley Davidson es el mejor ejemplo.

La reconocida marca de motocicletas anunció durante esta semana que busca recortar cerca de 700 puesto de trabajo en lo que resta del año, como parte de in  plan de reestructuración que incluye el despido de medio millar de empleados a finales de 2021.

Los detalles

Bajo el nuevo liderazgo de Jochen Zeitz, Harley Davidson avanza en un su plan de reestructura que ahora mismo ha tomado tintes mucho más profundos considerando el impacto que dejó la pandemia y la necesidad de responder a una coyuntura que no hizo distinción alguna.  

“Hemos examinado cuidadosamente nuestra configuración, nuestros gastos y la forma en que se realiza el trabajo para alinear nuestro modelo de negocios, estructura y procesos. Queremos construir una base sólida para convertirnos en una organización de alto rendimiento”, dijo el director de Harley Davidson en un comunicado.

Este plan es una estrategia que va más allá de dar solución al impacto inmediato que dejará el coronavirus en el negocio de la firma con sede en Milwaukee, Wisconsin.

Desde hace varios años, Harley Davidson ha sufrido caídas importantes en sus ventas, sobre todo, en Estados Unidos, su principal mercado.

Basta con reconocer que hacia 2018, la empresa advertía que con los aranceles imputes en Europa aquel años y la guerra comercial que suponía entre Estados Unidos y sus socios, sus ganancias de aquel año se desvanecerían.

Los recortes anunciados para este año, afectarán a todas las categorías de la forma que cuenta con cerca de 6 mil trabajadores. El despido afectará a cerca del 10 por ciento de su plantilla.

El problema del desempleo

Este es sólo un ejemplo más de cómo cientos de empresas han tenido que recortar su plantilla laboral para ganar liquidez en tiempos de crisis.

Aunque para las empresas supone un movimiento estratégico que puede salvar su negocio, lo cierto es que a gran escala, hablamos de un fenómeno que terminará golpeando la cadena de valor de manera importante.

Cuando menos así lo indica un reciente reporte firmado por Fitch Ratings, el cual indica que como consecuencia de las restricciones implementadas para detener el avance de la pandemia, la actividad económica mundial sufrirá una contracción de 1.9 por ciento durante este año, a lo que se sumara la caída del PIB a razón de 20 por ciento cada semana en las naciones que se han visto obligadas a hacer cuarentena.

De esta manera, se estima que “un choque de esta magnitud tendrá un impacto enorme en el desempleo y muchos modelos económicos sugieren un declive de casi 0,3 por ciento de los empleos por cada 1 por ciento de producción que pierde una economía”, destaca el informe.

Con esto en mente, el escenario pinta para que el mundo alcance niveles de desocupación máximos e históricos, con perdió que se calculan hasta en 15 por ciento de la fuerza laboral en comparación con lo registrado durante el cuarto trimestre de 2019.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299