Un político va al fonoaudiólgo porque su voz muy aguda no lo hace creíble

Para ser candidato presidencial en las próximas elecciones de Argentina, un político argentino quiere “endurecer” su voz. Las encuestas dicen que también debe aumentar su credibilidad.

Imagen: Bigstock

La imagen lo es todo para un candidato a cualquier puesto electivo que sea. Nada puede quedar librado al azar en el mundo del marketing político.

Es por esto que no sorprende demasiado esta noticia que llega desde Argentina, y que dice que Sergio Massa, uno de los políticos más importantes del país, que fuera candidato presidencial en 2015 y obtuvo algo más del 21% de los sufragios, irá al fonoaudiólogo.

¿Para mejorar su dicción? ¿Para aprender a hacer las pausas en los discursos en forma correcta? ¿Para pronunciar mejor las letras? No, o no para eso solamente, sino para que su voz suene más grave. “Pensando en 2019, el líder del Frente Renovador Sergio Massa empezó a tomar clases con un fonoaudiólogo. Quiere endurecer la voz. Ser más creíble”, publicó Clarín.

Al parecer, el equipo que se encarga de su imagen, “decidió profesionalizar su preparación y dejar de confiar sólo en su intuición”, agregó el medio.

Siempre según Clarín, en los focus group que se hicieron para testear cómo lo veía la gente detectaron que la “voz fina, como un poco adolescente” no lo ayuda a ser creíble.

La credibilidad de los políticos en la Argentina, al igual que en gran parte del Latinoamérica, es baja. Años de frustraciones han llevado a la gente a no confiar en quienes los gobiernan, o pretenden gobernar.

Es por esto que cualquier detalle, en este caso el tono de la voz, es clave a la hora de sumar posibilidades.

Veamos un estudio

El Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales perteneciente a la Secretaría de Investigación de la Universidad Siglo 21, de Argentina, investigó el nivel de credibilidad de los argentinos sobre las instituciones gubernamentales y civiles del ámbito nacional e internacional.

La encuesta reveló que 3 de cada 4 argentinos creen que los políticos son corruptos o están involucrados en un acto de enriquecimiento ilícito.

Además, el 65% de los argentinos no cree en sus promesas.

Reacciones

Por supuesto, y como era de esperar, las redes se inundaron de burlas.