Uber suspende servicio de conducción autónoma después de un accidente ¿y ahora?

uber
Imagen: archivo

Entre 2013 y el primer semestre de 2016, las ganancias netas de Uber crecieron de 104 millones a 2 mil 060 millones de dólares, según Gawker Media, mientras que, en México, la aplicación tiene a más de 1.2 millones de usuarios.

Apenas unas semanas después de iniciar pruebas con autos de conducción autónoma en Arizona, donde las unidades manejaban con un conductor, en caso de que el sistema fallara, un accidente de uno de sus autos frenó los sueños de la compañía, aunque sin heridos de gravedad.

El reporte de la policía de Arizona precisó que otro auto cerró el paso a Uber y éste no pudo frenar ni cambiar de dirección, mientras la compañía precisó que estará retirando vehículos de las calles de Pittsburgh, Tempe y California.

El auto accidentado fue una camioneta Volvo XC90, y aunque Uber no fue el vehículo responsable del accidente, la compañía tomó la medida precautoria de retirarse de todas las ciudades de Estados Unidos donde realizaba las pruebas de conducción autónoma, lo cual se suma a los problemas de la compañía, como las denuncias por sexismo y la renuncia de su director.

Cabe recordar que Uber comenzó a probar los autos autónomos en Tempe, semanas después de que las autoridades regulatorias de California revocaran los permisos de la compañía, debido a que el arranque no logró obtener un permiso para operarlos.

Los costos que pagó Uber para operar con autos autónomos fue barato, pues tan solo en California, la compañía pagó 150 dólares para obtener un permiso para dos unidades, mientras que en Pittsburg fueron 180 dólares.

Para la compañía, la conducción autónoma representaba un paso al futuro, debido a que la viabilidad de Uber depende de la realización de sus ideas, sin embargo, la conducción sin piloto era una esperanza para que la empresa se deshiciera del pago a los conductores y trabajar sus unidades las 24 horas del día, y ahora parece que no será así, pues enfrenta distintos litigios, de toda índole, aunado a la pérdida de marca que ocasionado los conflictos internos.