Sabemos que el servicio de traslados o ride hailing se ha desacelerado radicalmente en los últimos meses, firmas como Uber, Lyft, Cabify y DiDi lo han resentido, no obstante ninguna de estas marcas se ha dado por vencida.

Tal es el caso de la app con base en San Francisco, California, que pese a que ha reconocido que los viajes se contrajeron hasta un 80 por ciento, no ha parado de buscar alternativas con Eats e incluso con Lime.

Sin embargo, sabemos que su core business de Uber se centra en el ride hailing y por ello debe reforzar este segmento y, con lo que consiguió en esta semana parece que podrá conseguirlo.

La llegada a una ciudad olímpica

Resulta que consiguió entrar a uno de los mercados más importantes en Asia, uno que podría ser clave para la recuperación de esta división de negocio, sin mencionar que es un terreno que se le había negado a la compañía estadounidense: Tokyo.

De acuerdo con un reporte de Reuters, Uber lanzó una aplicación de teléfono inteligente para traslados en Tokio en asociación con tres empresas nacionales de taxis. El hecho se destaca debido a que en Japón existen estrictas regulaciones que bloquean el uso del popular servicio de traslados.

Al respecto, otro reporte, este de Bloomberg, señala que la tecnológica se asoció con tres operadores de taxis locales para poner a disposición 600 automóviles principalmente en el distrito comercial central de la ciudad y en las zonas populares de Shinagawa, Akihabara y Asakusa.

Según la información disponible, la aplicación de taxis, que ya opera en algunas ciudades más pequeñas, conecta a los usuarios de la aplicación con los taxis operados por Hinomaru Limousine, Tokyo MK Corp y Ecosystem en la capital japonesa.

Para Uber este logro es muy importante, no sólo porque hablamos de la capital de la tercera economía más grande del mundo, un mercado donde la tecnología es parte de su vida cotidiana y existe una gran demanda por soluciones de movilidad, además porque es uno donde había buscado entrar desde hace seis años sin muchos resultados, pese a que Uber Eats ha logrado establecerse con alrededor de 25 mil establecimientos en unas 20 prefecturas. Esto, sin olvidar que el próximo año, si todo resulta bien, se celebrarán los Juegos Olímpicos de Tokyo, lo que abrirá una gran oportunidad de negocio.

“Queríamos hacerlo bien, habiendo aprendido lecciones en mercados más pequeños. (…) Estamos en una mejor posición no solo para ofrecer un buen servicio a los pasajeros, sino también para tener relaciones duraderas con las compañías de taxis”, Tom White, quien dirige las operaciones de la compañía en el país, citado por Bloomberg.

Un mercado atractivo

No solo por las características que mencionamos sino por el negocio en general. El mercado de ride hailing ya genera ingresos por más de 192 mil 275 millones de dólares a nivel mundial, de acuerdo con datos proyectados en Statista; para dentro de tres años superará los 347 mil millones.

Y, Asia es uno de las regiones más atractivas, la misma fuente apunta que el mercado pasará de valor estimado en 98 mil 780 millones registrados en 2019, a más de 181 mil millones para 2023.

Esto lo saben las marcas, por eso gigantes como Sony han externado sus deseos de ser protagonistas en este sector, ejemplo de ello es la plataforma que trabaja en conjunto con Toyota Motor Corporation, Daiwa Motor Transportation y SoftBank Group.

Además está Nissan, con Easy Ride, un servicio de taxis autónomos ruborizado que está desarrollando en colaboración con Dena.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299