CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Tras accidente de Alec Baldwin, ¿cómo se regula la utilería de armas en el cine mexicano?

En México, los proveedores de utilería de armas se encuentran regulados por la Secretaría de Defensa, y también, hay recomendaciones internacionales para toda la industria

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • Por las recientes controversias que causó la muerte de la Directora de Fotografía, Halyna Hutchins.

  • Se puso en duda el uso correcto de las armas de fuego y los protocolos de seguridad en las producciones de cine. 

  • Actualmente hay un manual de recomendaciones para toda la industria cinematográfica. En México, los proveedores de utilería de armas se encuentran regulados por la Secretaría de Defensa. 

 

Después de que el pasado jueves la Directora de Fotografía, Halyna Hutchins, de 42 años, muriera y el Director Joel Souza resultará herido a causa de una herida generada por un arma de utilería disparada por el actor y productor, Alec Baldwin, en el set de la película “Rust” en Nuevo México, se puso en boca del gremio audiovisual el uso correcto de armas de fuego, además de los protocolos de seguridad que las producciones siguen. Actualmente, el gremio cuenta con recomendaciones para toda la industria y en el cine mexicano, los proveedores de utilería de armas se encuentran regulados por la Secretaría de Defensa. 

 

La muerte de Halyna Hutchins, no es un caso de manejo de utilería de armas; es una historia de seguridad laboral

La noticia sacudió al gremio, pues no ha sido el único accidente del tipo que se vive en los sets de filmación a nivel mundial. Cabe recordar que en 1993, durante la filmación de la película “El Cuervo”, el actor Brandon Lee –hijo de Bruce Lee–, murió a causa de una bala calibre .44 alojada en el cañón de un arma que supuestamente solo tenía salvas. En 1984, el actor John-Erik Hexum murió después de dispararse a sí mismo en la cabeza mientras fingía jugar ruleta rusa con una Magnum .44 en el set de la serie de televisión.

Es cierto, estas historias más que ver con armas tienen que ver sobre la seguridad en el lugar de trabajo, aseveró la organización política, The Frontline, quien trabaja de la mano con el movimiento Black Lives Electoral Justice Project and Working Families Party.

Por mencionar otros casos, durante la grabación de Troya en 2004, el actor George Camilleri tuvo una fractura de pierna, pero un coágulo de sangre provocado por su herida, lo llevó a la muerte. El operador de cámara, Roland Schlotzhauer, murió en la filmación de “The Final Season”, cuando su helicóptero se estrelló con cables de alta tensión.

 

El peligro de la utilería de armas 

Hasta ahora, se sabe que el caso del daño del arma de fuego hacia Hutchins y Souza fue durante un ensayo en el rancho Bonanza Creek, en nuevo México. En las declaraciones de Souza y del operador de cámara Reid Russell, Baldwin recibió un arma de utilería “descargada” y el actor estaba practicando el desfondamiento mientras ocurrió el lamentable suceso.

En el Gremio Audiovisual, las críticas se hicieron presentes por parte de actores, directores, escritores y demás personas que conforman el sector:

“Lo primero que te dice un armero es que incluso siendo un arma de utilería y con balas de salva nunca debes apuntar directamente hacia el sujeto por aquello de las esquirlas que pueden liberar las salvas, entonces, ¿por qué tenían que haber sido objetivos el directo y la fotógrafa? Ni siquiera eran parte de la escena”, dijo el actor Chris Gaudi en el Gremio, un grupo ideado por y para los trabajadores de la industria.

Ante dicha aseveración, Homero Velázquez, Owner & Founder de Film Nation S.A. de C.V dijo que había un desconocimiento de lo que significa lo que se conoce como cámara subjetiva. “En este caso, se trata de un punto de vista del personaje a quien Baldwin dispara.”

Por su parte, el escritor, actor y comunicólogo, Salvador B. Hurtado comentó que, “es muy raro que los heridos hayan sido dos. Solamente se me ocurre que la toma fuera muy cerrada y que hubiera alguna obstrucción en el cañón, eso haría que los gases de la salva lo propulsara como esquirlas que podrían herir a más de uno”.

Más allá de la acción del actor y las especulaciones del suceso, se pone en jaque el profesionalismo del equipo y la seguridad total del equipo de producción. Al respecto, el especialista de cine, Wilebardo Bucio, dice en el Gremio Audiovisual que, “las negligencias son varias, no tener save meeting, no han dicho nada del bloqueo de la escena y tampoco he visto que salga el tema del stunt coordinador, quien es el responsable de la acción […] Si no hay un crew profesional mejor no hacer acción. O como dicen por ahí, no lo hagan en casa”.

 

Recomendaciones de seguridad del uso de armas de fuego en set, responsables y proveedores de servicio en México

 

Según el documento de Servicios por Contrato o CSATF/CSATTF (Contract Services Administration Trust Fund), donde se emiten recomendaciones de seguridad en el uso de armas de fuego y “salva” en toda la industria –incluyendo la mexicana asegura que, las salvas pueden matar y deben de ser tratadas como armas de fuego como si estuvieran cargadas de munición real.

El responsable es el Utilero, quien será el encargado de obtener, mantener y manejar todas las armas en la producción y debe trabajar de la mano con el Representante de Seguridad.

El documento asevera que, antes de utilizar un arma de fuego se debe informar a la producción del ensayo y hacer un recorrido de los actos: los posibles desvíos, planes para abortar, procedimientos de emergencia y cadena de mando. Asimismo, no se puede entregar un arma de fuego a nadie que no esté entrenado para su manejo.

Entre las recomendaciones se encuentran: jamás apuntar a alguien, ni siquiera a usted mismo, jamás colocar el dedo en el gatillo hasta que esté preparado para disparar, saber cual es el objetivo, utilizar todos los mecanismos de seguridad, no jugar o dejar fuera de la vista.

En resumen del documento, se debe garantizar el control y la distribución de todas las armas de fugo en el set, así como notificar a los departamentos de seguridad y prevención antes de utilizarlas en el estudio, y todo el personal debe mantenerse a una distancia segura.

Las armas utilizadas en el set pueden ser alquiladas, propiedad de la empresa o de terceros. Actualmente, el gobierno mexicano regula las licencias de los proveedores mediante la Secretaria de la Defensa Nacional.

Brenda Almones, titular de la licencia en Armas y Municiones Almontes comenta en el Gremio Audiovisual que, “si decides contratar a un armero, lo mejor que puedes hacer es contratar a un proveedor serio, que de inicio posea una licencia ante la Secretaría de la Defensa Nacional para el tubo cinematográfico en especifico, de lo contrario estás exponiendo a tu equipo a un mayor número de riesgos e irregularidades en el servicio”.

Según la información brindada por Almones, la licencia tiene el nombre oficial de “licencia particular colectiva en la modalidad de fines culturales y artísticos para Armas de fuego”, únicamente se concede únicamente a personas morales, no como personas físicas y aquí es donde se tiene que tener cuidado con los freelance.

Y agrega que, cada arma proporcionada por una persona con licencia, es inspeccionada por elementos del Ejército Nacional para asegurarse que además de estar modificada para disparar salvas, está obturada del cañón, lo que imposibilita detonar un cartucho convencional en las armas.

Según los medios, el tema de las quejas de la seguridad laboral era evidente en la producción, más allá de ser un accidente o un destino desafortunado, se trata de buenas condiciones de trabajo, lo que incluye a expertos en armería. El destino de los hechos, aunque todavía no se conocen a detalle, en mi opinión, fue negligencia de producción y falta de planeación del ensayo, de no seguir las recomendaciones del uso de armas y de los responsables de utilería y de seguridad. En México, el gobierno, de la mano de la Sedena regulan el uso de las armas en la industria artística, el problema llega con el profesionalismo y condiciones favorables para el desempeño de los colaboradores.

 

Ver más:

Otros artículos exclusivos para suscriptores