Las tiendas alemanas están ganando la batalla en el corazón de Estados Unidos

Estados Unidos enfrenta el mayor cambio en el sector de los supermercados desde que Walmart entró en el negocio de la venta de alimentos en 1988.

Aldi Estados Unidos Lidl
Bigstock
  • Las tiendas de descuento alemanas Aldi y Lidl van en busca de ganar market share en la venta de alimentos en los Estados Unidos

  • Tanto avanzan, que los supermercadistas locales se están preocupando

  • Entre ambas ya tienen casi 2.000 puntos de venta y hay otras 220 en construcción y proyectadas

El supermercado de descuento de origen alemán Aldi, según Planned Grocery, tiene actualmente 1.880 puntos de venta en 35 estados del país de Donald Trump, hay 54 más en construcción y otros 80 planeados.

Su competidor más cercano, Lidl, otra cadena germana que ofrece un modelo de negocio similar de bajo costo, también está compitiendo por crecer en los Estados Unidos: posee 71 tiendas abiertas, 20 en construcción y 122 planificadas.

“Las cadenas de descuento alemanas Aldi y Lidl están capturando una mayor parte de la cuota de mercado de la venta de comestibles en los Estados Unidos, presionando a los minoristas locales”, publica este miércoles el Wall Street Journal.

Estas empresas crecen en ventas gracias a un modelo de negocio basado en ofrecer menos variedad de productos a precios más bajos.

En respuesta, los supermercados estadounidenses empezaron a bajar los valores de venta de los alimentos básicos (leche, huevos, carne) y de otros productos, como los alimentos frescos.

retail aldi lidl estados unidos
Bigstock

La batalla se produce cuando los supermercados están envueltos en otra pelea, igual de complicada: las compras en línea.

“Estamos invadidos por los minoristas alemanes que han alterado el ecosistema severamente”, le dijo al WSJ John Ross, presidente y director ejecutivo de IGA, una asociación que agrupa a unas 600 tiendas de comestibles independientes de Estados Unidos.

Según Ross, se trata del mayor cambio para los supermercados de ese país desde que Walmart ingresó al negocio de alimentos en 1988. Hoy, Walmart es el mayor vendedor de alimentos del país, líder absoluto del mercado.

Walmart
Bigstock

Para dimensionar el avance, basta decir que según Inmar Analytics, se prevé que las ventas en estas tiendas de “surtido limitado” (donde están incluidas Aldi y Lidl), crecerán un 5,6% anual hasta 2023, mientras que las ventas en los supermercados tradicionales se espera que crezcan al 0,5% anual.

Ambas compañías replican en Estados Unidos el formato que les posibilitó el dominio en Europa: ofrecen una gama limitada de productos, muchas de ellas de marcas propias, que almacenan de manera eficiente en pequeñas tiendas.

Las tiendas de comestibles estadounidenses están imitando esa estrategia. Kroger, por ejemplo, remodeló 14 de sus tiendas de descuento Ruler Foods para competir mejor con Aldi y Lidl al simplificar su diseño y agregar alimentos frescos.

Ruler Foods almacena en los estantes los productos en su embalaje mayorista para reducir costos, al igual que Aldi y Lidl.

Incluso Kroger llegó a contratar a una ex directiva de Aldi, Liz Ferneding, para dirigir Ruler Foods en 2017 y la ascendió a vicepresidenta de operaciones minoristas en julio de 2019.

No es la primera vez que una tienda de descuento europea intenta ganar market share en los Estados Unidos. Tesco, el gigante del supermercadismo del Reino Unido, lo intentó en 2008, pero abandonó el país en 2013 después de no lograr rentabilidad con sus tiendas Fresh & Easy.

Bigstock

Cómo hace Aldi en los Estados Unidos

¿Cómo hace Aldi para mantener los precios tan bajos? Según Katrijn Gielens, profesora de mercadotecnia en la Escuela de Negocios Kenan-Flagler, de la Universidad de Carolina del Norte, Aldi tiene “costos operativos que son aproximadamente la mitad en comparación con los otros minoristas principales”. Y otro dato: “la compañía también opera con un margen de ganancia más bajo que los competidores”.

Por ejemplo: Aldi mantiene los carritos de compras bajo llave para ahorrar en el costo de la mano de obra de volver a ubicarlos en su lugar. Los clientes pagan una mínima suma (25 centavos de dólar) al retirarlo de un lugar cerrado y cuando devuelven el carro, reciben el dinero de regreso. No hay empleados para eso.

Un Aldi puede tener de tres a cinco empleados en la tienda en cada momento, y solo de 15 a 20 en total. Según la compañía, le paga a sus trabajadores por encima del promedio de la industria, pero aún así ahorra en costos de mano de obra simplemente por tener menos personas.

Además, asegura que todo ese ahorro de costos se traslada a los precios.

Aunque podría pensarse que este tipo de acciones no sería bien vista por los clientes, según Bain & Company, Aldi tiene uno de los mejores puntajes en el ranking de “promotor de marca”, una medición relacionada con la probabilidad de que los clientes recomienden una marca de la industria de comestibles a sus amigos y familiares.

Según CNN, cuando al exCEO de Walmart en Estados Unidos, Greg Foran (ahora fichado por Air New Zealand), le preguntaban qué jugador de la competencia le preocupaba más, respondía Aldi.

loading...