Tesla es demandado por fomentar la discriminación racial

Alrededor de 100 empleados afroamericanos de Tesla presentaron una demanda contra la empresa debido al intenso acoso racial al que eran sometidos

apple
Imagen: Bigstock

En los últimos días hemos sido testigos de una serie de pronunciamientos en incluso campañas a favor de la equidad de género así como de la inclusión en los espacios laborales y en el imaginario colectivo a fin de reducir la brecha de cara a un panorama más igualitario.

Sin embargo, los casos de discriminación ya sean por el tono de la piel, género y preferencia sexual siguen apareciendo en momentos en los que Estados Unidos atraviesa una serie de acusaciones sobre abusos de poder en el ámbito de los espectáculos principalmente; por lo que este tipo de tópicos generan una mayor atención por parte de las audiencias.

Asimismo, la social media es un canal en el que las personas propagan con mayor velocidad una noticia, debido a la continua interacción que mantienen con otros usuarios o medios de comunicación en las diversas aplicaciones y redes sociales.

En esta ocasión la armadora de automóviles eléctricos, Tesla, de Elon Musk se encuentra en conflicto con empleados afroamericanos de la firma, los cuales denuncian acoso severo, además de que el operativo estándar en la fábrica es de discriminación social.

De acuerdo con Bloomberg, mediante una demanda en contra de la empresa, los más de cien trabajadores buscan que se implementen políticas al interior de la misma con el objetivo de corregir el acoso, así como pagos monetarios y punitivos por daños generales y no especificados.

Según el medio, Tesla cuenta con aproximadamente 33 mil empleados a nivel mundial, sin embargo no ha hecho público sus estadísticas sobre diversidad; de igual forma, más de 10 mil trabajadores laboran en su planta de ensamblaje de vehículos en California, lugar en el cual el sindicato United Auto Workers lanzó una campaña para convencer a los empleados para unirse.

La demanda, que se solicitó fuera colectiva, fue presentada en nombre de Marcus Vaughn, quien laboró del 23 de abril al 31 de octubre, quien alegó que empleados y supervisores usaban regularmente la palabra “Nigga” a su alrededor y otros colegas afroamericanos. De igual forma, Vaughn precisó que llevó una queja por escrito a recursos humanos así como a Musk, no obstante fue despedido por no tener una actitud positiva.