El sector retail no vive su mejor momento a nivel mundial. En mercados icónicos para la industria como Estados Unidos, se han registrado cierres masivos, en donde marcas con gran historia han visto reducida su presencia cuando menos en lo que a puntos de venta físicos se refiere.

Datos entregados por la CNBC, diversos minoristas en la Unión Americana han anunciado más de 6 mil cierres de establecimientos durante lo que va de este año, cifra que supera la cantidad registrada durante todo el año pasado.

De hecho, se estima que alrededor de mil 100 centros comerciales en Estados Unidos, ante este panorama, muchos van a cerrar.

En México, el sector experimenta un fenómeno de saturación así como desafíos interesantes que son consecuencia de situaciones macro en el terreno político, social y económico que las marcas poco pueden controlar.

De esta manera, el sector minorista está obligado a vivir un momento de reinvención, espacio de cambio que exige mantenerse al tanto de las tendencias que ahora mismo dictan el camino de esta industria.

Durante su ponencia en la edición 2019 del Congreso Nacional de Mercadotecnia, María Cortés, marketing & PR de Victoria Secret’s, perfiló cuáles son los tópicos y fenómenos que ahora construyen la realidad del mercado retail en el país, de los cuales compartimos las más relevantes:

Toda la cadena involucrada: El punto de venta debe funcionar como un motor para generar marca, pero esto sólo se logrará si todos los colaboradores conocen, reconocen y transmiten los valores de la firma.

Tropicaliza: Entiende la identidad del mercado en el que operas y ajusta tu oferta, las propuestas en punto de venta así como la comunicación a los valores encontrados.

Orienta al consumidor: Una de las ventajas del punto de venta físico es el contacto uno a uno que se puede tener con el consumidor. Convierte esta oportunidad en un momento en el que la marca representada por sus colaboradores funcione como una guía para hacer la mejor compra.

Todas las respuestas: Convierte a la tienda en un lugar en donde el consumidor encuentre respuesta a sus necesidades, dudas e intereses. Evalúa tu tienda de manera vivencias, no sólo mediante reportes de rentabilidad.

Mide: Medir lo que sucede en un punto de venta no sólo debe servir para medir el volumen de ventas. Monitorear lo que sucede en el punto de venta funciona para encontrar -tanto offline como online- nuevos puntos de contacto con el consumidor y optimizar los ya existentes.

No es un cliente, es una persona: Los puntos de venta están obligados a entender a cada shopper como una persona con emociones, motivadores y necesidades, antes que como un simple cliente que mueve la caja registradora.

Crea experiencias: Las experiencias es vital para que el punto de venta cumpla su función, pero estas vivencias deben generarse en entornos que alimentan a dicho espacio de encuentro con el consumidor.