x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Temores, retos y provecho a futuro: Utilidad del ecommerce para las marcas de México

Si bien el ecommerce es una alternativa establecida para las marcas en medio de la crisis sanitaria, algunas marcas aún se muestran reticentes a adoptarlo

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
negocio
  • Durante las últimas semanas de marzo, se incrementó en 40 por ciento la venta de productos mediante ecommerce según Adyen

  • Esto en notable contraste con las transacciones que registraron marcas del sector Turismo, como hoteles y aerolíneas

  • También las ventas de las retailers físicas se desplomaron de forma significativa, en un 80 por ciento frente al año pasado

Desde antes de la crisis sanitaria, el ecommerce era un mercado bastante provechoso en México. En cifras del Departamento de investigación de Merca 2.0, el mayor agente del país, Amazon, ya generaba ingresos por más de mil 100 millones de dólares (mdd) anuales desde 2018. Con la pandemia, el comercio electrónico solo repuntó. No solo marcas como Miniso se decidieron a lanzar sus tiendas web. Los jugadores más grandes están creciendo rápidamente.

Más importante aún, no han sido unos pocos agentes los que se han beneficiado de este gran repunte del ecommerce en el país. Según Forbes, la pandemia logrará que la adopción avance en estos meses lo que habría ganado en el transcurso de dos años. Expansión reafirma que las ganancias anuales se podrían disparar en un 60 por ciento este 2020 frente al año pasado. Y el ISDI dice que hasta la digitalización de la Central de Abasto tuvo una excelente recepción.

Retos y barreras al ecommerce en México

Si bien parece que la industria está creciendo a pasos agigantados, no necesariamente implica que no haya desafíos. Desde 2018 que es un dolor de cabeza para el ecommerce en México el atraer el tráfico adecuado sus sitios para convertirlos en ventas. También está la situación de la desconfianza de los consumidores, enraizada en los temores de ciberseguridad. En entrevista con Merca 2.0 el vocero de Adyen México, Erick McKinney, afirma que hay retos más técnicos:

Uno de los mayores desafíos para las empresas cuando se quieren involucrar en ecommerce es el tema de los pagos digitales. Por ejemplo, aceptar más de cobro, el desconocimiento de cómo procesarlos y ver cómo se pueden adaptar a la línea de negocio de cada sector. Es en este sentido que habemos marcas que proveemos la tecnología para integrar estas opciones. Y, por supuesto, brindamos asesorías a los clientes para que puedan mejorar su experiencia.


Notas relacionadas


La reticencia a la innovación

También se tiene que hablar de que hay empresas que solo no parecen interesadas en entrar a este mercado. Esto se puede deber a que estos negocios creen que no hay un interés entre la audiencia, un fenómeno que según Jagdish Sheth se detectaba desde el siglo pasado. Varios estudios apuntan que el costo de la innovación, en ecommerce u otros sistemas, es un factor que disuade a la evolución. Pero McKinney cree que la pandemia eliminará este pensamiento:

Va a haber un antes y un después de la pandemia. Hay que aceptar que el ecommerce tiene diferentes niveles de madurez según la región y por industria. Pero la contingencia es un buen catalizador para dar el salto al mundo digital, o bien fortalecer los canales de venta online. No hay que ver más allá de la adopción del comercio electrónico en las últimas semanas. México ya alcanzó la expectativa de adopción de que se esperaba para 2022, así que hay un interés.

Ecommerce: Útil antes y después de la pandemia

Tal vez lo más importante, como señala el vocero de Adyen, es que el comercio electrónico puede ser una pieza clave para que las marcas sobrevivan a la crisis sanitaria:

Hemos visto dentro de este aumento en el uso del ecommerce es que puede apoyar a las empresas a incursionar en en otra interacción con clientes. Y así, lograr crecimiento en esta contingencia.  Por ejemplo, mediante nuevas estrategias de pagos por emergencias o sistemas anti-fraudes.

A eso se le debe sumar que el ecommerce tiene un potencial importante a largo plazo que debería de justificar también la inversión mucho después de que acabe la pandemia. Según Oberlo, reduce los costos y abre la posibilidad a una ventana de ingresos 24/7. En datos de The Balance, también es una genial forma de expandir la base de clientes, sin tener límites geográficos. Y eSalesTrack asegura que es mucho más sencillo operar un negocio digital.

Otros artículos exclusivos para suscriptores