Aunque muchos estudios han informado de las propiedades que el café tiene para mejorar algunos aspectos de la salud, ahora marcas como Starbucks deberán de incluir en sus etiquetas una advertencia sobre un supuesto riego de cáncer en California.

Así lo reportan medios como CNN y USAToday, luego de que un juez de Los Ángeles determinara que las compañías cuyo negocio alrededor del café ahora están obligadas a advertir a los consumidores de las posibilidades de desarrollar cáncer por el consumo excesivo y una sustancia química que se produce durante el proceso de tostado.

El Consejo para la Educación e Investigación sobre Toxicos, un grupo sin fines de lucro, demandó a Starbucks y otras 90 compañías bajo una ley estatal que requiere advertencias sobre una amplia gama de sustancias químicas que pueden causar cáncer; una de ellas es la acrilamida, un carcinógeno presente en el café.

Starbucks registró ingresos durante 2017 por 22 mil 390 millones de dólares, según cifras reportadas por la propia compañía.

Este jueves, Elihu Berle, juez de la Corte, indicó que Starbucks y otras compañías no demostraron que los beneficios de beber café fueran superiores a cualquier riesgo. “Los demandados no cumplieron con su carga de probar que el consumo de café confiere un beneficio para la salud humana”, indica el fallo propuesto.

Por su parte, los jugadores de la industria del café afirmaban que si bien el químico está presente en el producto, los niveles son muy bajos al ser resultado de un proceso natural de cocción.

EL dictamen del juez se dio a pesar de la disminución de preocupaciones en lo últimos años sobre los posibles peligros del café para la salud. De hecho, durante 2016, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, de la Organización Mundial de la Salud, sacó al café de su lista de “posible carcinógeno”.